¿Qué pasó con Pachuca?

Es un hecho que la noche del jueves ganó el mejor.

Es un hecho que la noche del jueves ganó el mejor.

Inter de Porto Alegre hizo valer su condición de local, dominó el partido, hizo ver mal al Pachuca y a los hombres que habitualmente son los más seguros, borró del campo a las figuras que hace unos días acaparaban titulares en México y justamente se quedó con la famosa Recopa.

No debe haber pretextos y las excusas saldrían sobrando si tomamos en cuenta que lo que se ve no se juzga.

Pero sólo Enrique Meza y sus propios jugadores deberán sacar conclusiones sobre lo acontecido en el Beira Rio en la llamada "noche triste de los Tuzos".

Por mi parte, creo que son varios los factores que podrían haber pesado para concluir con este resultado.

Primero, la posible confianza del plantel que con un gol de ventaja creyó que psicológicamente ya derrotaba también a su rival.

Después el stress lógico de un equipo que ha venido jugando partidos de gran presión y esta misma fue liberada seguramente cuando vencieron al América.

Agreguemos el largo viaje a Brasil, los retrasos en vuelos, la noche previa y la serenata con cohetones, el frío, el público 100% en contra en el estadio, el arbitro quisquilloso que marcó un penal para muchos dudoso, la expulsión de Meza… y más detalles que si ustedes quieren seguir enumerando se podrían agregar a una lista interminable… pero todo sonaría a justificación.

En el futbol hay buenas y malas noches y ayer Pachuca tuvo la peor en mucho tiempo, sin vuelta de hoja.

Por eso digo que la reflexión es sencilla... los Tuzos no fueron ni la sombra de lo que han venido enseñado en otras actuaciones.

Perdieron porque jugaron mal, porque hombres normalmente seguros como Calero y Mosquera llegaron a dar la impresión de estar nerviosos en algo anormal... así es el futbol y no siempre se gana.

Pero luego de seguir al grupo tuzo en este viaje percibo también un gran ambiente, que le da prioridad al factor humano, que está unido y que sé que de esta derrota sacarán conclusiones favorables de cara a un segundo semestre que está tan cargado de actividad como el primero.

El cerrojazo será el Mundial de Clubes en Japón en el mes de Diciembre, y para entonces es muy posible que lo sucedido en Porto Alegre sea visto como una derrota dolorosa pero útil para sacar conclusiones.

Vamos de regreso a México... para ellos vacaciones, para mí, seguir atento de la Copa de Oro y la Copa América y como a ellos les aseguro que este viaje también me deja conclusiones… hasta el martes.

Opina de esta columna aquí.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas