Malditas noticias

Hoy, el futbol mexicano llora la muerte de Mirsha Serrano.

Hoy, el futbol mexicano llora la muerte de Mirsha Serrano.

Un joven de los Tecos que el lunes por la mañana se despidió de su madre en Michoacán, subió a la camioneta que le acompañó en las últimas horas de su vida y emprendió el camino rumbo a Guadalajara para reportarse a la Pretemporada con su equipo. Pero lamentablemente nunca llegó.

Y al enterarme del impactante acontecimiento, me vinieron a la mente diferentes ocasiones que escuché o tuve que dar ante los micrófonos alguna noticia similar. A veces por accidente y otras por enfermedades fulminantes.

Era yo un niño cuando en la radio dijeron que "hace unos minutos murió el goleador Octavio Muciño en Guadalajara, le dieron 2 balazos que terminaron con su vida al salir de un restaurante", se trataba del delantero más querido en aquel momento que recién había pasado de Cruz Azul a las Chivas y ya era todo un ídolo.

Semanas después, lo mismo sucedió con el zaguero de Chivas, Jaime López.

A final de los años setentas no se me olvida tampoco cuando Fernando Bustos falleció en otro accidente, igual que Héctor Hernández quien murió cuando el autobús en que viajaba chocó cuando se dirigían a Puebla.

Otros más que fueron víctimas de alguna enfermedad o paro cardíaco como Miguel Marín, Bardomiano Viveros, Miguel Ángel Cornero, Genaro Bermúdez, Roberto Hodge, Geraldo Cándido y tantos otros que en su momento fueron grandes figuras y con toda una vida por delante nos dijeron adiós.

En tiempos recientes, ¿quién olvida el terrible accidente donde murió el tuzo Pablo Hernán Gómez quien junto con su esposa regresaba de San Luis Potosí luego de visitar a su cuñado Ariel González?

Igual que el impacto que nos produjo saber el deceso de Cesáreo Victorino (padre) quien perdió la vida en un autobús que transportaba a jóvenes de la cantera hidalguense y detuvo su camino en Cuernavaca.

Hace poco la misma mala suerte corrió el arquero jarocho Samuel Máñez y tiempo después el árbitro Edgar Ulises Rangel, quien se dirigía a una convención de su gremio.

Tampoco puedo olvidar cuando llegan noticias de accidentes que en algunos casos como el del atlista César Andrade o el ex Puma Alejandro Pérez, prácticamente terminaron con su carrera y otros como los de Gonzalo Farfán, Mario Pérez, Ramón Ramírez o Aurelio Rivera que estuvieron involucrados en sucesos fatídicos.

El caso es que nunca será bueno el momento de recibir una noticia de esas proporciones y el caso de Mirsha Serrano me vuelve a cimbrar.

En paz descanse él y todos aquellos que hicieron sonar su nombre en el futbol mexicano y hoy ven los partidos desde su palco de lujo en el cielo.

Opina de esta columna aquí.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas