La quiniela no falla

Actualmente el mundo de las apuestas deportivas es algo natural.

Actualmente el mundo de las apuestas deportivas es algo natural.

Y todos aquellos que acostumbran acudir a estas casas de juego saben a que me refiero, pues en los partidos del futbol se apuesta a todo.

¿Quién ganará el partido, por cuántos goles, cómo terminará el primer tiempo, quién mete el primer gol, en qué minuto, quién cobra el primer tiro libre, el primer tiro de esquina o saque de banda?

Y es que absolutamente todo está sujeto al pronóstico y por ende al riesgo de ganar o perder un premio.

Pero hay un rubro que temporada tras temporada también ya está sujeto a esa especulación y se trata de "la primera cabeza que rodará".

En este caso los aficionados que dijeron que en la tercera jornada sería Darío Franco acertaron y pueden pasar a cobrar su dinero a la ventanilla correspondiente.

Porque en este sentido los directivos del futbol mexicano son más nerviosos que otros que hay en el mundo.

Aquí se especula mucho tiempo sobre quién llegará al timón de un equipo, luego se le pide su lista de refuerzos, le traen jugadores, decide la Pretemporada, plantea el sistema de juego que se apegue a esos hombres y comienza la liga.

Pero en ese momento toda la confianza que supuestamente había depositado su Directiva está sujeta a los resultados inmediatos.

Y aquí no hay vuelta de hoja, como dice Nacho Trelles hay que tener la maleta hecha, pues en cualquier momento se corre a aquel que supuestamente sería el técnico durante todo el torneo.

Así los famosos "hijos de los resultados" van y vienen de un equipo a otro, prometiendo títulos y apareciendo en portadas de diarios y revistas al lado de sus nuevos dirigentes y su Cuerpo Técnico con una sonrisa de oreja a oreja…aunque luego cuando los despiden casi siempre se quejan de una indemnización que el club en cuestión no les quiere pagar.

Seguramente algunos se acordarán de aquella frase histórica con los Tecos cuando luego de ganar el título de liga en 1994 le prometieron un contrato por 20 años al entrenador Victor Manuel Vucetich, aunque luego le dieron la clásica patada de "adiós y que te vaya bien" o lo que es lo mismo "aquí se rompió una taza..."

Y debo reconocer que el hecho de que las apuestas estén actualmente tan involucradas con los equipos no me gusta nada.

Ya los Gallos de Tijuana fueron propiedad de una casa de apuestas y para colmo el Real Madrid también le renta el frente de su tradicional playera a otra que se dedica a lo mismo.

No se me olvida tampoco aquel escándalo que alguna vez sacudió al medio futbolístico de México en los años ochentas cuando algunos árbitros que tenían sus propias agencias de Pronósticos Deportivos estaban directamente involucrados en los resultados a través de su actividad.

En fin que hoy Darío Franco ya hizo ganar a algunos... ¿Y tú a quién pondrías como el segundo candidato en este renglón?

Opina de esta columna aquí

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas