Rumbo a China 2008

Hugo Sánchez dio a conocer este viernes su nueva lista de seleccionados. Y aclaro que está integrada por jugadores que tienen como objetivo la  Eliminatoria Olímpica rumbo a los juegos de Beijin 2008.

Hugo Sánchez dio a conocer este viernes su nueva lista de seleccionados. Y aclaro que está integrada por jugadores que tienen como objetivo la  Eliminatoria Olímpica rumbo a los juegos de Beijin 2008.

Esta situación me llevó a reflexionar lo mucho que han cambiado estos eventos y lo altamente profesionales y comercializados que están hoy en día.

Porque hay que decir que hasta hace 3 décadas no eran así. Resulta que mientras la FIFA crecía a pasos agigantados en la década de los setentas, el Comité Olímpico Internacional aún se encontraba en un letargo que sustentado en teorías como "lo importante no es ganar sino competir", y aspectos políticos que dieron como resultado manifestaciones totalmente ajenas al espíritu nos podían llevar a escenas como la matanza en Munich 72, el boicot de los Estados Unidos a los Juegos de Moscú 80 o la respuesta inmediata de los soviéticos en 1984, y hasta la unión impensable de las 2 coreas en los Olímpicos de Seúl 88.

Cabe decir que algo que también distinguía a estos eventos era el caracter de "amateur" con el que sus atletas debían participar, provocando que los equipos del bloque socialista o deportistas cubanos principalmente, robaran en el cuadro de medallas ante el impedimiento de que los mejores del primer mundo acudieran, pues ya no cumplían con el requisito de ejercer su actividad "sólo por amor al deporte".

Así las cosas, los equipos mexicanos de futbol a lo largo de la historia olímpica estuvieron sujetos a diversos criterios para participar, siendo México 68 cuando mejor papel se pudo realizar al disputar ante Japón una medalla de bronce que finalmente se perdió.

En aquel equipo dirigido por Nacho Trelles era posible ver a jugadores que ya actuaban en Primera División y cumplían con el requisito de un límite de edad.

Años más tarde, el acuerdo con FIFA fue de no enviar profesionales y entonces se buscaban en el sector amateur jóvenes que sin tanta experiencia terminarán su proceso en este evento antes de saltar al mundo de los grandes sueldos.

Así surgieron los seleccionados de Munich en 72, con adolecentes como Leonardo Cuellar, Manuel Manzo, Jesús Rico y José Luis Trejo y 4 años después la generación de Hugo, Rangel, Tapia, Caballero y Rergis por citar algunos.

Todavía a principio de los ochentas, se recuerda como anécdota la descalificación de un equipo nacional mexicano que por error dejó en el pasaporte de sus representantes el título de "actividad: jugador profesional", puesto que la mayoría de aquel plantel pertenecía ya al equipo Unión de Curtidores que fue elegido como base para la competencia.

Hoy, los tiempos han cambiado aunque la FIFA sigue tratando de tener injerencia con el COI evitando que el futbol se convierta en un pequeño Mundial y pide que se respete un límite de edad con sólo algunos refuerzos de "categoría libre" para que apoyen a los chavos. Pero la verdad es que se sigue viendo erróneamente al futbol olímpico como una vitrina de menor envergadura comparándola con los certámenes que organiza la  FIFA.

Yo creo que no es así, puesto que hoy en día la seriedad con la que se encaran estas competencias así como la difusión que tienen internacionalmente, provocan una mayor trascendencia en lo que se haga durante esas 2 semanas de actividad.

Es cierto que no es un Mundial, pero a final de cuentas se trata de imponerse a rivales que se han eliminado prácticamente en toda la geografía del planeta y tiene mucho mérito terminar como medallista.

Por eso estoy seguro que a menos de un año de Beijin 2008, hoy muchos de los incluidos en la nueva lista de Hugo deben tener un sueño por el cual luchar y no menospreciar el premio que pueden conseguir.

Una medalla olímpica en futbol es algo que jamás hemos ganado... y hoy, esa debe ser la meta inmediata.

Opina de esta columna aquí.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas