Compañeros de lujo

El futbol me gustó desde niño. Y varias veces les he platicado los privilegios que la profesión de periodista deportivo me ha permitido y hoy comparto con ustedes otro de ellos.

El futbol me gustó desde niño. Y varias veces les he platicado los privilegios que la profesión de periodista deportivo me ha permitido y hoy comparto con ustedes otro de ellos.

Y es que precisamente en las últimas semanas 3 equipos de nuestra Primera División decidieron relevar al técnico con el que empezaron su campaña llegando 3 hombres con los que alguna vez compartí programas de radio o TV.

Ellos son César Luis Menotti que hoy dirige a los Tecos, otro Tomás Boy quien es el actual responsable del Atlas y desde el pasado domingo el "Ruso" Alberto Daniel Brailovsky flamante entrenador del América.

Y les cuento anécdotas con cada uno.

Con el famoso "Flaco" me tocó trabajar en varios partidos transmitidos por TV Azteca durante los mundiales de Estados Unidos 94 y Francia 98.

Fumador empedernido, de charla inagotable y andar pausado, el técnico Campeón del Mundo en el 78 era un maestro lleno de conceptos con el que platicabamos horas y horas Antonio la "Tota" Carbajal y un servidor.

Siempre acompañado por su inseparable María quien seguía a César a todos los estadios y cabinas.

Era impresionante ver como cuando entrabamos a cualquier lugar, la gente lo reconocía, le pedían autógrafos y tenían como respuesta a un hombre que pacientemente trataba de atender uno a uno a todos los que le buscaban.

Y muchas veces me arrepentí de no llevar una libreta a los desayunos, comidas y cenas que teníamos.

Cada comentario era un apunte rubricado con frases contundentes e ingeniosas. Y cada anécdota resultaba digna de una novela, aunque muchas de ellas tal vez impublicables pues se referían a intimidades de vestidores o temas personales de la gente del futbol.

Privilegios que esta profesión nos daba a quienes en esos momentos como colegas de Menotti teníamos la oportunidad de escuchar como si fueramos sus grandes amigos.

Años mas tarde con el "Jefe" Boy en el Mundial de Alemania, tuve también la oportunidad de transmitir varios juegos, comidas, viajes e inlcuso como compañero de habitación descubriendo que el lado humano y sensible de Tomás era totalmente distinto al que yo me imaginaba a pesar de haberlo conocido hace casi 20 años desde su etapa como jugador.

En esa convivencia supe de la vida de Boy, la relación con sus hijos, su gran afición por la lectura, el golf y el futbol internacional.

Estuve cerca también de su gran desilusión cuando a punto estuvo de firmar para el Morelia pero "del plato a la boca"... se le cayó la sopa.

Serio cuando hay que serlo, pero simpático como pocos, fue también un hombre solidario con los chavos que trabajaban en el equipo de producción a los que acompañaba hasta altas horas de la noche para platicar, aconsejar y escuchar en esos momentos en que la nostalgia hace mella.

Y finalmente el "Ruso" Brailovsky, quien me llama "compadre" sin que en el papel lo seamos, y quien regresó a México hace 6 años luego de una larga ausencia provocada por el famoso terremoto del 85.

Lo vi con el América de los ochentas y entonces lo admiré como jugador, pero casi 20 años después conocí al verdadero Daniel.

De pronto y recién desempacado de Israel me tocó ser su "padrino" de micrófono cuando junto con Alfredo Ruiz conducíamos el programa radiofónico de "La Competencia" a través de Estadio W 590.

Al poco tiempo fuimos juntos al Mundial de Corea y Japón 2002 y seguí descubriendo que el carismático ex jugador era aún mas divertido en persona.

Alegre pero estudioso, profundo de los sistemas y jugadores, dotado de una memoria envidiable y con una agilidad mental fuera de serie.

Tiempo después se fue a dirigir a Veracruz y luego de malos resultados con los escualos de nuevo encontró las puertas abiertas en nuestro grupo y volvimos a trabajar otros 2 años en radio y televisión. Ahí comenzó con las famosas "pizarras".

Hoy, los 3 son responsables de igual número de equipos que han confiado en ellos para rescatar temporadas que venían hacia abajo.

Y repito que cuando los veo en sus nuevas responsabilidades por mi mente pasan un sin fín de recuerdos y anécdotas vividas con cada uno de ellos y sigo pensando lo privilegiados que somos los que alguna vez hemos tenido como compañeros de micrófono a ex futbolistas como Orvañanos, Albert, Gómez Junco, Puente, Félix Fernández, Butragueño, Ordiales, Héctor Eugui, Alberto Guerra, Antonio Carbajal, Jorge Valdano, Miguel España, Carlos Reinoso, Enrique Borja, Mario Carrillo, Alfredo Tena, Ricardo Peláez mas los que aforunadamente se sigan acumulando.

No cualquiera les puede hablar de tú... ¿o sí?

Opina de esta columna aquí.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas