El Estadio de C.U.

...¡está igualito y no cambia!

...¡está igualito y no cambia!

Esta fue la primera impresión que me dio Don Teodoro Cano la noche del jueves cuando minutos antes de comenzar nuestra transmisión para radio del partido entre Pumas y Toluca, veíamos desde el palco de la XEW en el palomar, el escenario que desde hace 5 décadas sirve de casa a los universitarios.

Y entonces comenzó a recordarme que hace algunas décadas las porterías eran de madera, la cancha igual de hermosa, la pista que la rodea estaba llena de arcilla, las bancas eran tablones sin techo y las tribunas, palomar y fachada, idénticas a las que vemos actualmente, ¡qué recuerdos!

Por si fuera poco, esa misma noche encontré a mi amigo Patricio Villalobos de MEDIOTIEMPO quien me dijo que no conocía el palomar y de pronto, cuando me atreví a servir de guía sacamos la conclusión que prácticamente todo debe estar intacto en cuanto a espacios, oficinas, salas de controles, ventanales y ubicación de baños, escaleras y elevadores desde su inauguración (obviamente con adecuaciones y equipo computarizado que lo ponen al día).

Curiosamente, debido al cumpleaños 55 de este escenario celebrado hace apenas unos días, había leído que ahí se han celebrado Juegos Centroamericanos, Panamericanos, Olímpicos, Mundial del 86, Universidada en el 79, juegos de Libertadores, Sudamericana, CONCACAF, clásicos de futbol americano, América vs. Chivas en los años sesentas, pentagonales, amistosos y un sinfín de competencias atléticas nacionales y mundiales. Nada le falta.

Ahí mismo y en este último mes, el Estadio de C.U. también se ubicó como Centro de Acopio para los damnificados en Tabasco y ahí mismo se dio el banderazo para la Carrera de TV Azteca.

Hoy en día, el Estadio Olímpico de Ciudad Universitaria (el nombre completo y verdadero) es una referencia para cualquier capitalino. Y efectivamente como me dijo don Teodoro… ¡está igualito y no cambia!

De pronto, el día que estés ahí, seas o no puma, te invito para que hagas el ejercicio de imaginar que el tiempo se va para atrás, que en ese mismo lugar y con un marco idéntico salen a la cancha con el uniforme dorado y un puma gigante en el pecho con números en la espalda de igual tamaño Cabinho, Hugo, Muñante, Cuellar y el "Gonini" Vázquez Ayala y que del otro lado aparece el América de Borja, Reinoso y el "Pichojos".

¿O qué tal imaginar que por "la entrada de maratón" está apareciendo toda vestida de blanco Enriqueta Basilio con la antorcha encendida y el paso firme, que rodea la pista y llega hasta el pie del pebetero para comenzar su ascenso escalón por escalón hasta pararse a su lado y encenderlo en la Inauguración de los Olímpicos de México 68?, ¿o te parece mejor imaginar a Diego Maradona y el equipo de Argentina en el 86 enfrentando en ese campo a Corea en un partido que se jugó bajo la lluvia?, ¿qué tal suponer que Hugo Sánchez de 17 años sigue entrenando ahí chilenas, palomitas, escorpiones, voleas y todo tipo de remates soñando que algún día los va a convertir en juegos oficiales?, ¿y aquél golazo de Manuel Negrete en una Liguilla frente a Puebla donde recibe con el pecho, se la pone en la cabeza, hace sombrero y conecta una tijera?... ¿verdad que sobran escenas imborrables? ¿a ti cuáles te han tocado?

Y es que a diferencia de otros estadios como el Azul donde se sabe que ha sufrido modificaciones y tiene placos que no existían cuando se contruyó, o el mismo Azteca que se fue techando poco a poco, cambiado ubicación de gradas VIP, zona de prensa, palcos especiales, pantallas gigantes, etcétera, el de Ciudad Universitaria ¡está igualito, no cambia!

Y hoy en día estoy seguro que incluso con lo mucho que yo mismo he reclamado la falta de escenarios dignos para una Copa del Mundo en el Siglo XXI , éste seguiría cumpliendo con las normas para recibir encuentros, porque puede que no sea nuevo pero su diseño, funcionalidad, capacidad y zona de estacionamientos, no lo podrían dejar fuera. Cumple con todo.

¿Y quién no aprendió a andar en bicicleta, patineta o manejar su primer cohe en las explanadas de su estacionamiento?

Y como no quiero cansarlos con más elogios para este cumpleañero cincuentón, sólo espero (y aquí ya me refiero al terreno futbolero), que los Pumas sigan avanzando en la Liguilla y nos permitan seguir visitando el famoso "sombrero de charro" del Pedregal, mismo que la noche del jueves se convirtió para algunos en "la casa de los recuerdos".

Opina de esta columna aquí.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas