Ocho para el jarocho

Seguramente es el tema de moda en el café de "La Parroquia". Y los habitantes de Alvarado se preguntarán ¿Qué %&$* le pasó al canijo Tiburón?

Seguramente es el tema de moda en el café de "La Parroquia". Y los habitantes de Alvarado se preguntarán ¿Qué %&$* le pasó al canijo Tiburón?

Y es que un marcador de 8-0 es vergonzoso, humillante, aplastante e inolvidable tanto para el que ganó como para el que perdió.

Tan sencillo como que jamás pasará inadvertido en la historia del club y las estadísticas se lo recordarán cada vez que se abra un libro.

¡Y pensar que estos jugadores rojos tienen tan cerca a los brujos de Catemaco! ¿Qué les costaba haberse lanzado allá para una limpia que les urge desde hace años?

Y es que desde los buenos tiempos en que fueron cobijados por la administración del ex empresario de la Plaza México, Rafael Herrerìas y los del puerto tuvieron una campaña sensacional de la mano de Cuauhtemoc Blanco, Braulio Luna, Kléber y compañía, lo que ha venido después ha sido ir de mal en peor.

Hoy incluso se sabe que las líneas de mando están más fragmentadas que un rompecabezas. Por un lado está el Gobierno del estado que luego de la salida del Lic. Miguel Alemán cedió los bártulos al grupo actual encabezado por Fidel Herrera.

Veracruzano con buenas intenciones pero muchas ocupaciones que evidentemente requieren la prioridad de su atención. Y entonces se buscó a la llamada "gente de futbol" pensando que Gonzalo Fernández y Alberto de la Torre (ex funcionarios de la Federación Mexicana ) eran esos hombres adecuados para operar los destinos en funciones que antes desempeño exitoso y polémico empresario taurino.

Pero no ha sido así. Hoy lo que se maneja en el escritorio es un auténtico galimatías que por supuesto tiene su reflejo en la cancha.

La sombra de las dudas sobre la injerencia directa de promotores en las decisiones del club, la falta de consolidación de su plantel, la poca inversión previa a cada campaña, y la inestabilidad económica que priva al interior se lleva las consecuencias en el desempeño del equipo, que ya acumula más directores técnicos que temporadas en Primera División en los últimos años, terminado por hacer de estos Tiburones un equipo gris y sin personalidad.

Lo siento por muchos jugadores que han pasado por ahí con la ilusión de ser parte del "levantón" que los jarochos siguen esperando. Por lo mismo ya no sé si pensar que la culpa en verdad se debe a los errores del cesado Pumpido o el actual timonel Antonio Mohammed. Me late que por ahí no va.Y más bien, uno termina por entender que cuando las cosas se hacen mal desde arriba, obviamente recpercuten hacia abajo.

¿Será que acaso el 8-0 termina por hacerle un bien a la instituciòn que necesariamente tiene que replantearse metas y objetivos?..creo que sí.

Aunque en la famosa conferencia del pasado lunes la idea haya sido sólo pedir perdón por la goleada y ratificar a todo mundo en sus puestos, estoy convencido que la preocupación por no volver a hacer un papelón es tema que inquieta al mismo "gober".

¿A que jarocho no le dolió la afrenta vivida en Ciudad Universitaria? ¿y qué diría de esto si viviera el famoso Luis "Pirata" Fuente? En fin, que Veracruz es hoy tema de preocupación e inlcuso dio la impresión que en los últimos 30 minutos de su juego ante Pumas fueron los universitarios los que decidieron no seguir exhibiendo al pésimo rival que los visitó.

!Qué pena por ellos!

Y si ante la tempestad no se hincan....pues entonces da la impresión que su equipo "les vale" y honestamente ya es hora de que le exijan a quienes los manejan ¡Qué salven y hagan algo por el Tiburón, pues hoy corren el riesgo de tener aficionados en peligro de extinción!Opina de esta columna aquí

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas