La noche de brujas

Muchos años cubrí como reportero ese momento. El último día de registro para jugadores en la Primera División.

Muchos años cubrí como reportero ese momento. El último día de registro para jugadores en la Primera División.

Y es que no había drafts y una noche antes de que arrancara la competencia el drama, el dolor y la angustia se vivían precisamente sobre la calle del viejo edificio de la Federación Mexicana de Futbol en Abraham González y Lucerna.

Ahí, y como en el cuento de la Cenicienta, cuando se acercaban las 12 de la noche llegaban corriendo delagados, secretarios y hasta presidentes de equipos cargados con un tambache de documentos y subían al piso correspondiente para registrar con máquinas de escribir a su plantel.

Mientras tanto, decenas de futbolistas esperaban afuera, pues estaba prohibido que pasaran, para ver si de último minuto alguien quería registrarlos, en muchos casos incluso sin ganar un peso pero agradecidos por no dejarlos inactivos.

Jugadores que meses antes estaban en las portadas, famosos, de los que daban autógrafos y sin embargo en ese momento sin chamba.

En esa pasarela los reporteros platicabamos con ellos y nos confiaban historias que parecían de terror sobre amenzas de sus dirigentes que los habían corrido luego de pedir un aumento o jugadores que tenían 2 ó 3 años retirados de las canchas y se habían dedicado a ser cargadores, choferes o meseros y querían volver a lo que consideraban suyo.

El morbo de saber quienes firmaban y quienes no, mantenía a los periodistas en permanentes reportes con su redacción y muchas veces la famosa nota de 8 columnas surgía cuando de última hora un directivo llegaba con una fotocopia arrugada con el acta de nacimiento de algún extranjero que apenas se había arreglado con el club.

En tiempos actuales eso se vive en el famoso Draft o régimen de transferencias como se le llama pomposamente.

Ahí, afuera de un hotel, un auditorio o en la misma costera, pues casi siempre los directivos se juntan en playas, los futbolistas sin contrato van a ofrecerse al más puro estilo de las "chicas de la vida galante" que negocian y regatean recargados en un poste para ver si las contratan.

Más de uno aguanta la penosa escena del ruego con tal de no quedarse sin trabajo al menos los próximos seis meses, otros simplemente esperan afuera pues dejaron en manos de un promotor la negociacion en la sala de compra y venta, al fin y al cabo es igual.

De manera que aquella famosa "noche de brujas" que se vivía en la Federación hoy simplemente se ha modernizado, pero sigue siendo lo mismo.

Así, la noche del jueves 17 de Enero del 2008 volverá a quedar marcada como la última oportunidad que se les fue a muchos para quedar contratados con algún club.

Ahora, a buscar en categorías inferiores, otras chambas ajenas al fut o de plano salir con sus gastos con las famosas "talachas" cobrando en las ligas amateurs por reforzar a cambio de algunos pesos.¿Verdad que no todos los jugadores son privilegiados?Opina de esta columna aquí.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas