Renunciar o ser corrido...

El caso del "Tolo" Gallego y su salida de los Tigres se parece a muchas otras. Y es que hasta el último momento queda la duda sobre ¿quién tomó la decisión de romper la relación? O digámos que...

El caso del "Tolo" Gallego y su salida de los Tigres se parece a muchas otras. Y es que hasta el último momento queda la duda sobre ¿quién tomó la decisión de romper la relación? O digámos que trasladando esto a términos románticos (a propósito de la semana del amor y la amistad) no es lo mismo cortar a tu pareja o que sea ella quien te corte. Aunque cabe decir que en el tema del futbol profesional la palabra renunciar implica como su mismo significado lógico lo dice la aceptación voluntaria de renunciar o hacerse a un lado en una negociación que al no llegar al final del término convenido obliga al afectado a devolver mucho dinero.

En cambio, si quien toma la medida es el club que contrató, entonces seguramente tendrá que indemnizar con ventajas para el empleado despedido, si no es que hasta el cien por ciento de lo pactado aún cuando no termine su trabajo y haya que pagarle por irse. Por eso, me quiero imaginar que en los últimos tiempos hemos escuchado a muchísimos entrenadores (particularmente de los equipos llamados grandes y que pagan muy bien como América, Cruz Azul, Monterrey, Tigres o Chivas) con aquello de que "yo, de aquí no me voy hasta que me corran". Lo cual podría sonar algo muy profesional pues diera la impresión que no hay cobardía ni es que el Capitán se quiera bajar del barco cuando éste se está hundiendo, pero que más bien apegado a la realidad, implica también el manejo inteligente de una situación que tiene como diferencia varios ceros a la derecha.

Lo cierto es que aquí también surgen temas de ética. Y es que si un equipo ante los ojos de todo el mundo no está funcionando, no se le nota mejoría, no se ve una solución y el técnico ha llegado a la conclusión de que no podra entregar buenas cuentas por mil motivos...  ¿ustedes renunciarían dejando al club toda la libertad para decirle adiós sin un bono de despedida? Sería muy fácil decir que sí, pero la realidad es que el 90 por ciento de los casos que se discuten en la Comisión de Controversias de la Federación Mexicana de Futbol tienen que ver con ese dinero que el club no quiere pagar a los entrenadores despedidos.

Por eso quiero suponer que aunque ya se veía venir la ruptura entre Tigres y el "Tolo" el hilo no era cortado por ninguna de las partes debido al jugoso contrato con cláusula de recisión que seguramente tenía el entrenador argentino. Valga decir que sigo pensadndo que Américo Gallego sigue siendo un extraordinario estratega y que como a todos los tecnicos del mundo le llegó su mala racha. Aunque curiosamente con Tigres eso mismo ha sucedido a otros exitosos como José Luis Trejo, Mario Carrillo, Ricardo Ferretti y una larga lista.

Y por lo pronto, este miércoles 13 el número le resulto fatídico al argentino y no le quedó más que aceptar que lo corrieron, aunque internamente seguro que más aláa del amor propio herido, habrá sacado ventaja de no haber sido él quien tomó la decisión. Y "cuando veas las barbas del "Tolo" cortar..."  ¡aguas Lapuente, que lo mismo te puede pasar!

Opina de esta columna aquí.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas