La presión del Pachuca

El empate que trajo de Costa Rica es poco.

El empate que trajo de Costa Rica es poco.

Y es que Saprissa ya estaba derrotado pero revivió cuando prácticamente en el último minuto del juego lograron un gol inesperado que les permitió la igualada.

Y con eso, las cosas cambian mucho.

Porque este miércoles cuando los Tuzos reciban al equipo "morado" en el Hidalgo, los visitantes estarán mentalizados a marcar un solo tanto y no aceptar otro.

Así de fácil, en apariencia, la tienen en el papel.

Claro que todo mundo supondrá que es Pachuca el que tiene las de ganar aprovechando su localía, pero ¿Precisamente eso mismo no provocará que la presión sea para los anfitriones a quienes muchos ya le cuelgan la medalla y les ponen el boleto al Mundial de Clubes en la mano?

Afortunadamente el plantel Tuzo ya está curtido en estas batallas.

Ha jugado tantas Finales y partidos decisivos que incluso diríamos, son su especialidad.

Con duelos que parecen tener un guión escrito por autores amantes del suspenso, el drama, la emoción y que casi siempre tienen un final feliz, los hidalguenses son seguramente los primeros que han plantado ya los pies en el suelo.

Y es que en la medida que el Pachuca entienda que todavía no ha ganado nada, que necesitan el mismo gol que también buscará Saprissa y que "del plato a la boca se puede caer la sopa", las cosas le podrán marchar a favor.

Por lo pronto ya me imagino el juego de este miércoles.

El Estadio Hidalgo luciendo una entrada espectacular

El famoso "Pachus" (la mascota) bailoteando en la cancha.

El sonido ambiente invitando a los aficionados a gritar "¡Tuzos, Tuzos, Tuzos...!"

El repaso de las alineaciones con el público gritando a coro el apellido de sus 11 héroes

Miles de papelitos inundando el terreno cuando salen los de casa.

Un helicóptero de la televisora que los transmite siguiendo las incidencias.

El trofeo en disputa a un lado de la cancha.

Enrique Meza de traje pero bien abrigado saludando al técnico rival.

Calero aplaudiendo a su público para contagiarlos y solicitarles que participen a su favor.

Y el arranque del partido.

Es fácil de suponer, pues muchísimas veces ya hemos visto lo mismo en ese lugar.

En el caso de los Tuzos aquello de "acostúmbrate" es real.

Y si no, sumen ustedes las Finales de Liga ante Cruz Azul,  los Tigres (2 veces), Santos, San Luis y América.

Agreguen las de CONCACAF, Sudamericana (contra Colo-Colo) y la Recopa Sudamericana (ante Inter de Porto Alegre).

Y si, es muy cierto que los jugadores de Enrique Meza ya están acostumbrados a este entorno, pero no deja de ser inquietante saber que en el futbol las frases trilladas de "todo puede pasar", "la pelota es redonda" y "son 11 contra 11" siguen sin perder vigencia.

Así que  Pachuca todavía no tiene nada seguro y lo saben.

Particularmente nada me daría mas gusto que verlos con ese título la noche del miércoles.

Y lo digo porque fui testigo presencial de lo sucedido hace apenas 4 meses en Japón cuando luego de preparar durante mucho tiempo su participación en el Mundial de Clubes de la FIFA como el evento estelar de su palmarés, el sueño sólo duro 90 minutos.

Eliminados inesperadamente en el primer partido que se pensaba sería de trámite frente al Etoile de Túnez.

De golpe y con un solo gol del rival murieron los sueños de ir contra los peces gordos Boca Juniors y Milán teniendo que aceptar un prematuro viaje de retorno desde Tokio hasta Pachuca.

Hoy el futbol les da una revancha rápidamente…y de ellos, sólo de ellos, depende aprovecharla.

Opina de esta columna aquí.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas