La cédula arbitral

En los últimos días mucho se ha cuestionado la validez de este documento.

En los últimos días mucho se ha cuestionado la validez de este documento.

Y es que luego de que Fabricio Morales juzgó las acciones del duelo de reclasificación entre Pachuca y San Luis de una forma, la Comisión Disciplinaria recibió protestas de los equipos involucrados y revocó lo que en principio era un juicio del silbante que castigaba a dos jugadores.

Así, ni Christian "Chaco" Giménez fue suspendido un partido luego de su expulsión, ni Alfredo Moreno se fue tres encuentros como según el reporte original ameritaba su falta.

Y es que, no sé si ustedes sepan, hay una sugerencia para los árbitros: tratar de ser muy pero muy descriptivos (exageradamente yo diría) a fin de darle los elementos a quienes deben castigar para que ellos sean quienes interpreten dicha cédula y sancionen según su apreciación.

Así las cosas, y casi como una detallada declaración ante el Ministerio Público, me imagino lo que será en la actualidad un reporte.

Y haciendo uno ficticio les pongo un ejemplo: Siendo las 12 horas del domingo 28 de diciembre (por inventar cualquier fecha) se reporta un conflicto entre 2 individuos de sexo masculino que se agredieron sobre el terreno del Estadio Jalisco ante 24 mil 239 espectadores.

Destacando que fue Francisco Javier "N" alias el "Maza" el presunto rijoso que comenzó la pelea ante otro de nombre Manuel Pérez, alias el "Tripa".

Todo comenzó cuando el "Maza", de complexión física delgada, 1.90 metros de estatura, con cabello chino y sin señas particulares dignas de destacar, agredió con un zapato marca "naic" de color naranja al "Tripa" con una patada artera que impactó "los bajos" del susodicho.

Posteriormente solicité apoyo de la unidad de abanderados para auxiliarme en la labor de separación pues la batalla se generalizó saliendo con un chipote otro detenido de nombre Sergio Ávila, alias "Gaucho".

Al final del juego también resulté golpeado por un proyectil que identifiqué como una botella de plástico que en origen tenía refresco pero cuyo interior fue sustituido con aguita amarilla de dudosa procedencia ante lo cual debi quitarme la camiseta al llegar a mi cuartel confirmando que se trataba de líquido emanado por vías urinarias del agresor.

Igualmente reportó que a los 20 minutos de ese duelo fui insultado por la multitud que "llamome" maricón ya que no marqué una falta a favor del equipo local y al término del mismo fui también señalado por tres aficionados que me dijeron hijo de...".

Y ante reportes así, la Comisión Disciplinaria tiene toda la decisión en sus manos y ya ellos sabrán si hubo o no agresión, si vetan o no, si castigan o no.

Así, la cédula de los árbitros hoy es solo una cuartilla que redacta lo que pasó, pero que ya no juzga ni sirve para considerar a "los de negro" como la máxima autoridad.

Hoy en día, y ellos lo han permitido, su poder se ha minimizado.

Opina de esta columna aquí.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas