Nada está escrito...

No se quién dijo aquella frase, pero tuvo razón.

No se quién dijo aquella frase, pero tuvo razón.

En el futbol no hay nada escrito, y si no que lo digan Pachuca y América.

¿Acaso alguien les daba alguna posibilidad a los Tuzos cuando al empatar con Pumas en la última Fecha vieron como Puebla le ganaba 2-0 al Atlante y los tenía fuera del Repechaje? ¡Pues se dió!

Y del caso del América con Flamengo ya ni hablamos... fue la sorpresa del año.

Pero debo confesar que este tipo de cosas son las que me hacen seguir enamorado del futbol, de su magia, de su capacidad de asombrarme en el terreno y de no dar nada "por hecho".

¿Saben ustedes cuántas veces narrando un partido llegué al minuto 85 suponiendo que el resultado estaba escrito? ¿Y se imaginan los "osos" que hago cuando nos piden un pronóstico sobre un duelo que aparentemente tiene un claro favorito? Ni les cuento.

Más de una vez comencé a sumar puntos a un equipo porque el partido casi terminaba y no veía por donde lo empatarían o le darían la vuelta ¡Y la regué completita!

Obvio que al salir de esas transmisiones me di topes contra la pared, traté de reconstruir mi crónica, vi el video, pero nada, absolutamente nada pudo regresar el tiempo para corregir mi error por ser bocón.Y entonces no quieres encontrarte a nadie pues todos te recordarán tu error al aire.

No por nada el maestro Don Fernando Marcos decía que en esta profesión es mejor ser historiador que profeta.

Pero los años nos van enseñando y actualmente ni siquiera cuando hemos llegado al minuto 90 me atrevo a "dar por hecho" el marcador que tengo enfrente.

Equipos como Atlante el pasado domingo en Puebla o el América ante Flamengo son muestras palpables de esos "milagros inesperados".

Y bien dicho está aquello de que "el último minuto también tiene 60 segundos"... y en esos 60 segundos, pueden pasar muchas cosas.

¿No me digas que tú como aficionado no has pasado por lo mismo?

Por eso ahora que estamos a la víspera de una Liguilla y con Atlas y América en la Copa Santander Libertadores te sugiero que seas cauto, que pienses 2 veces antes de suponer que algún equipo "la tiene fácil" o que un derrotado no tiene "como levantarse".

Hasta que los árbitros no pitan, esto no se acaba.

Y por lo pronto yo te pregunto ¿Te imaginas que Juan Antonio Luna hiciera campeón al América en el torneo continental como llegó a decirlo su antecesor Rubén Omar Romano? ¿Parece imposible verdad?

Pero yo, como Santo Tomás... "hasta no ver, no creer" y hasta no escuchar el silbatazo... mejor me guardo mi comentario. Más vale.

Opina de esta columna aquí.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas