Hace 27 años…

Hoy tenemos a más de 15 jugadores mexicanos participando en ligas del extranjero.

Hoy tenemos a más de 15 jugadores mexicanos participando en ligas del extranjero.

Pero en 1981 fue una auténtica novedad saber que directivos del Atlético de Madrid vendrían a México porque dos jugadores (jóvenes y ex mundialistas del 78) llamaban su atención.

Se trataba del medio campista cruzazulino Guillermo Mendizábal y el delantero puma Hugo Sánchez quienes curiosamente en agosto se estaban enfrentando en la Final de Liga.

El "wendy" era un volante espigado de enorme calidad.

Quitaba balones, sabía entregarlos y además tenía un gran cañón de larga distancia.

Por su parte, Hugo era ya famoso por sus vistosos y efectivos remates.

Volaba buscando el balón, su técnica era extraordinaria y con agilidad de gimnasta buscaba las evoluciones más extrañas para meter sus goles.

Incluso, se recuerda que en esa época el gran Ángel Fernández lo llamaba en sus narraciones "el niño del trapecio".

El caso es que los enviados tenían una consigna : sólamente uno de ellos sería contratado.

Entonces comenzaron las especulaciones, pues al jugar en posiciones distintas el dilema se complicaba.

Y es que el técnico de los Colchoneros Héctor Núñez (que ya había dirigido en México a los Tecos de la UAG) no había sido específico en preferir a uno u otro.

Así las cosas, el cierre espectacular de Hugo en aquella Liguilla y su coronación fueron definitivas para llevárselo a él.

Pero la historia no tuvo un inicio de color rosa. Al contrario.

Dos meses después vino un cambio de técnico en el equipo madridista y también un movimiento directivo que intento deshacer el convenio con los Pumas y en noviembre de ese mismo año otros dos enviados vinieron a nuestro país ahora con la tarea de regresar a Hugo.

Sin embargo, se toparon con el Ingeniero Guillermo Aguilar Álvarez que como Presidente del equipo de la UNAM se opuso rotundamente al rompimiento del contrato y entonces los dirigentes españoles regresaron sin lograr su cometido.

Sucedía que Hugo no era titular, entraba a ratos y si fallaba en alguna jugada le llovían los gritos de ¡vete indio! y si acaso los más tranquilos simplemente se quejaban del "manito" (por aquello de las películas de Cantinflas) cuestionando que no tenía la calidad suficiente para triunfar en esa latitud.

Hoy, 27 años después, sabemos que Hugo se quedó, convenció y triunfó rotundamente con los Colchoneros y luego en 1985 vendría su traspaso al Real Madrid (de nuevo "vía Pumas") donde lograría múltiples y ya muy conocidas conquistas.

¿Quién nos iba a decir que en julio del 2008 estaríamos recibiendo al Atlético de Madrid que en gira de Pretemporada viene dirigido por el mexicano Javier Aguirre quien es auxiliado por los paisanos Ignacio Ambriz y Omar Arellano?

Y entre estos dos episodios podríamos también incluir el paso de Luis García quien tampoco nos hizo quedar mal.

¡Pensar que todo comenzó con aquella visita de dos dirigentes españoles que saliéndose del script pensaron en reforzarse con gente de México!

Opina de esta columna aquí.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas