Las cuentas regresivas

Es una vieja costumbre.

Es una vieja costumbre.

Marcar los días que faltan en el calendario para que llegue una fecha importante.

Y así, seguramente de niños contábamos las noches que nos acercaban a la Navidad, el cumpleaños o las vacaciones.

¿Cuánto falta?, era la clásica pregunta a los papás en función de recibir alguna recompensa el día "D".

Hoy, las cosas no han cambiado mucho.

Los medios nos encargamos de llevar las cuentas regresivas y decir cuánto falta para que arranque la liga, cuánto falta para que debute Eriksson o cuánto falta para que inicien los Juegos Olímpicos.

Y es por ello que casi todos los diarios nos recuerdan que faltan 15, 14 ó 13 días para que el 8 del 8 del 2008 a las 8 los ojos del mundo estén en Beijing.

Y cuando termine este evento ya habrá oportunidad de sacar el calendario y buscar los meses, semanas, días, horas y hasta minutos que nos separan de Sudáfrica 2010 o Londres 2012.

¡Qué ganas de comernos el tiempo y preocuparnos por los segundos que transcurren entre un acontecimiento y otro!

Y es que a veces la lejanía con nuestro país, la nostalgia y el deseo de que una tarea comience o termine también nos hace buscar en esos conteos el refugio al… "ya falta menos" y les platico una anécdota.

Durante 15 años viajé con Imevisión (luego TV Azteca) a diversas ediciones de Juegos Olímpicos y mundiales de futbol.

Y era Andrés Bustamante (el "Guiri-Guiri") el encargado de una ceremonia nocturna que se repetía sin fallar al terminar cada jornada de trabajo.

Cansados, desvelados (o en su caso desmañanados) luego de mandar el programa a México desde Seúl, Italia, Barcelona, Estados Unidos, Francia o cualquier otro lugar, el rito era siempre igual.

Todos (conductores, maquillistas, ingenieros, productores, reporteros, editores y asistentes) nos ubicábamos frente a un muro donde Andrés había pegado el primer día "x" número de papelitos que cada noche iba desprendiendo uno por uno.

De manera que al terminar la chamba, Bustamante (todavía con las huellas de su caracterización en turno) pedía silencio y decía… ¡señores… ya nada más faltan "x" días para regresar a México!... y entonces venían aplausos, gritos, y hasta porras que conforme pasaba el tiempo se hacían más intensas pues la gente ya soñaba con estar de vuelta.

Los mismos que seguramente meses antes contábamos con emoción los días que faltaban para ir a ese viaje.

Hoy, no hay medio informativo que no lleve el conteo regresivo para Beijing.

¿Y a ti, te emociona o te molesta?, ¿te sirve para programar tu vida, tu trabajo o tus vacaciones?, ¿acaso como los atletas te preparas para esas tres semanas de competencia o simplemente te da igual?

Yo confieso que en base a esos números veo más claramente que el tiempo se va volando, que comienzan los torneos de futbol, transcurren, llegan a su Liguilla, alguien se corona y todavía no nos reponemos cuando ya arranca el otro.

Y así pasan los meses o los años y "cerros" de revistas y periódicos se siguen acumulando en mi estudio sin que llegue el día que finalmente los pondré en orden. Cada día tengo más.

Hoy, encontré un viejo periódico que decía que faltaban mil días para los Juegos Olímpicos de Beijing y me doy cuenta que ya pasaron 3 años desde aquella "gran noticia".

En el transcurso de esos 36 meses seguramente hubo otras "cuentitas" para ver cómo llegaban y se iban más eventos.

Y no dudo que al final de esta columna te hayas arrepentido de perder 2 o 3 minutos de tu valioso tiempo leyendo un texto que te hizo desperdiciar segundos que están incluidos en ese importante periodo que hay entre hoy y el arranque de los Juegos Olímpicos.

Por eso, cada día que pasa y ves que los números se reducen de aquí al 8 del 8 del 2008 a las 8 te sugiero un ejercicio:

No les hagas caso… el tiempo llega solo, no hay plazo que no se cumpla ni plazo que no se venza.

Y por lo pronto te recuerdo que ¡ya solo faltan unas horas para que tu equipo debute en la liga!Opina de esta columna aquí.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas