¿Podrá Sudáfrica?

El pasado domingo fue un día de contrastes.

El pasado domingo fue un día de contrastes.

Por un lado Beijing despedía sus Juegos Olímpicos con una ceremonia espectacular, fastuosa y la participación impresionante de miles y miles de voluntarios, bailarines y artistas ejecutando coreografías monumentales.

Prácticamente en todo el mundo se pudo seguir el cerrojazo de la fiesta China.

Momentos después, muchas televisoras hacían enlaces hasta Londres para entregar la estafeta de lo que serán los Juegos del 2012. ¡Y vaya paquete que les dejan para tratar de superar lo que vimos!

Pero como la competencia entre medios de comunicación también hace alarde de recursos, seguramente muchos habrán sido testigos de la triangulación que se hizo con Sudáfrica, la sede del siguiente Mundial de Futbol dentro de dos años, y ¡Oh sorpresa!... parece que le faltara muchísimo tiempo para cumplir con su compromiso. Y eso inquieta.

Lamentablemente lo que vimos en la transmisión especial de TV Azteca con sus enviados André Marín, Luis García y David Medrano fue para preocuparnos.

Pobreza extrema, ignorancia sobre el evento, escenarios sin terminar, falta de hotelería, instalaciones, vías de comunicación y muchas otras carencias nos confirmaron que no es broma eso de que FIFA esta muy pero muy inquieta por ese Mundial.

Y es que ya se sabe que Mr. Blatter ha querido repartir las sedes y convertirse en el primer Presidente del organismo que le dio el evento a los continentes asiático (Corea-Japón 2002) y ahora africano (Sudáfrica 2010).

Pero sin menospreciar las buenas intenciones y el derecho que tienen a organizarlo es notorio que no están preparados.

La vida diaria transcurre con limitaciones, problemas serios de racismo y graves índices de insalubridad.

Adicionalmente se sabe que su población es la de mayor índice en cuanto a infección del virus del SIDA y las cifras que aumentan día con día son verdaderamente escalofriantes.

Era de llamar la atención el contraste de la ceremonia en Beijing, el "Big Ben" en Londres y unos matorrales que rodean el estadio que se supone albergará la inauguración y Final del próximo Mundial de Futbol.

De hecho la FIFA suele poner a prueba las sedes con la famosa Copa Confederaciones un año antes del gran evento, pero así como vimos las cosas y me las describen quienes han viajado recientemente no se ve como en tan poco tiempo puedan dar un cambio total a su imagen.

No es broma, hay que estar muy pendientes de la decisión que tomen "Blatter y ejecutivos responsables que le acompañan" y para alguna emergencia ya se habla de España y Brasil (que en todo caso adelantaría su fiesta programada para el 2014). Todo es posible.

Insisto que no se trata de ser pesimista, pero a las pruebas me remito.

Uno de los viajeros para esa transmisión especial volvió y me dijo... "por el bien de ellos mismos ojalá que la FIFA recapacite pues igual que Colombia prefirió abortar sus planes para 1986 y México le entro ';al quite';, Sudáfrica debe sincerarse y confesar que no estarán listos"... ¿será?

Opina de esta columna aquí.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas