Las aventuras de Sven

Con unos meses en México ha vivido ya mil cosas.

Con unos meses en México ha vivido ya mil cosas.

Las críticas por su español tan elemental.

El escándalo de Oswaldo y sus cuates en USA.

El balconeo por su sueldo y el lugar donde vive.

La aparición de su "doble" en una visita relámpago.

La preocupación nacional por la inseguridad.

El retiro inesperado de Cuauhtémoc Blanco.

La guillotina sobre cuatro técnicos en la liga.

La negativa de Raúl Arias para recibirlo.

El drama del joven americanista Carlos Sánchez.

La tragedia con el ojo de Ignacio Schneider

La demanda millonaria de una ex novia.

Los reclamos por no llamar a Jared.

Las peticiones de convocar a Luna y el "Jagger".

La suspensión del viaje para jugar en Jamaica.

El Estadio Azteca lleno y vestido de blanco.

Y así podría seguir enumerando una serie de episodios que han ocurrido en los últimos meses y a los cuales el sueco ya se está acostumbrando.

Leer que Vergara dijo, acuso o insulto a alguien... ya le es normal.

Enterarse que el América no levanta y llueven los pretextos... ya es normal.

Conocer que La Volpe suele hablar de más y luego intenta de corregir... ya es normal.

Darse cuenta que hay técnicos que funcionaban en la liga pero los corren... ya es normal.

Entrarle a las polémicas de la estatura y peso ideal que deberían tener sus seleccionados... ya es normal.

Y por supuesto en los últimos días también ha vivido en carne propia el precio de ser técnico de una Selección que representa un negocio en Estados Unidos y que está obligada a jugar en fechas inoportunas y con seis equipos que no le prestarán jugadores (pese al "pacto de caballeros" de apoyar al Tri sobre todas las cosas) como ya le pasó con Chile y su primera derrota.

De manera que poco a poco a se va dando cuenta dónde está parado.

Su capacidad de asombro disminuye y hoy a poco más de 100 días de su primer contacto con nuestro medio queda claro que ya sabe que "aquí, todo, absolutamente todo puede pasar".

Así que "póngase las pilas" Mr. Sven y aunque tiene ya nueve puntos en la Eliminatoria ¡me canso que su cabeza peligra si por ahí llegamos a perder los tres de visitante!

Mientras tanto creo que hace bien en ir de un estadio a otro, observando, anotando, saludando y conociendo que también en nuestro mosaico nacional cada plaza es diferente a la otra.

Pero si partimos de la premisa de que usted ha visto a muchos jugadores personalmente... ¡cómo demonios explicarnos esa ensalada que invento para jugar contra Chile!

Opina de esta columna aquí.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas