La cita con el Psicólogo

¿Identificas al paciente?

¿Identificas al paciente?

Se trata de un equipo que está en el diván y le platica sus problemas a un Psicólogo Futbolero.

"Doctor, no sé que me pasa. Aparentemente tengo todo para ser feliz, el dinero no me falta, miles de fanáticos me adoran y yo les estoy fallando desde hace tiempo. Lo peor es que ni siquiera identifico cuando comenzó el problema, quién es el causante ni como fue avanzando. Y el caso es que hoy me siento dentro de un oscuro túnel al que no le veo salida por ningún lado".

"A veces me acuerdo de mis buenos tiempos, de la época en la que todo me salía bien, de los días en que disfrutaba cada minuto, la gente me aplaudía, los estadios enloquecían, levantaba trofeos, jugaba finales, me llovían los elogios y parecía que aquello sería eterno".

"Hoy, siento que no soy yo, que me cambiaron por otro, que vivo dentro de una pesadilla de la que me urge despertar, intento remediar las cosas pero todo me sale mal, un error me lleva a otro y así me pasa desde hace tiempo al grado que para colmo creo que ya hasta me acostumbré… ¡por favor dígame que tengo!".

¿Te suena la historia?... te doy tres opciones para que identifiques de quién se trata.

1.- Es MONTERREY que no encuentra la brújula.

Un equipo que hoy en día no se gana ni a sí mismo en los interescuadras, que pese a tener una afición envidiable, una Directiva conocedora, un proyecto serio y una historia llena de arraigo, hoy se le menciona entre "los grandes" más por costumbre que porque sea verdad.

Lo cierto es que la plaza más fiel de México ha sido humillada recientemente igual en un Clásico jugado en casa propia que en cualquier partido y ante cualquier rival.

De nada sirven ya los desgastados discursos de La Volpe ni la "ley del hielo" de sus jugadores a la prensa. Hace tiempo que ese equipo no camina, está enfermo, se sigue hundiendo y tiene que hacer algo.

2.- Si el paciente fuera AMÉRICA, también tendrías razón.

Y lo peor es que cuando aparentemente buscaban motivos para celebrar su aniversario en un Clásico ante su odiado rival, otra vez les volvieron "a pintar la cara".

¿Cuál de sus aficionados se cree en este momento las promesas de reingeniería, reconstrucción y resurgimiento? Los discursos de Directiva, técnicos en turno y jugadores están más desgastados que los mensajes de un político en campaña. Su afición ya quiere hechos y no sólo palabras ni buenas intenciones.

¿Con qué cara se les sigue pidiendo paciencia si tienen más de un año dando vergüenzas?

3.- PACHUCA no canta mal las rancheras.

¿Dónde quedó aquella personalidad arrolladora del controvertido "Equipo de México"?

¿En que se parece este cuadro sin idea que actualmente da una de cal y dos de arena a los Tuzos que se hartaron de ganar cuanta competencia tenían enfrente?

¿Será acaso que la fórmula del éxito se les perdió en alguna gira?, ¿acaso ganar se convirtió en hábito y rutina terminando por perder el hambre de ir por todas?

Lo peor es que la esperada revancha en el Mundial de Clubes de Japón está a tan sólo mes y medio, y a menos que Enrique Meza se convierta en mago no se ve por dónde el equipo recupere aquel futbol que a todos nos convenció y hoy extrañamos.

La conclusión es que cualquiera de los tres casos que imagines como respuesta correcta a los padecimientos con que arranqué esta columna, habrás acertado.

Y eso que otros casos como Necaxa o Puebla también podrían "ponerse el saco" de equipo enfermo y en el diván.

Lo malo es que hasta ahora no se conoce a un profesionista capacitado para ayudar con una garantía del 100 por ciento a estos conjuntos que viven etapas verdaderamente críticas.

Así, el tiempo pasa y lo que primero parecía una grieta y después un bache, hoy es un abismo en el que tres equipos (más lo que se acumulen) van en franca picada.

Si alguno de los lectores de Medio Tiempo sabe qué hacer en estos casos, comuníquese urgentemente a los clubes mencionados.

Es un hecho que las terapias caseras no han funcionado.

Opina de esta columna aquí.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas