Miedo, mello y ñañaras

Es la palabra de moda.

Es la palabra de moda.

Y todo comenzó cuando "sin querer queriendo" Miguel Sabah comentó que los Cementeros parecían asustados en su partido contra el América y de inmediato se le vino el mundo encima.

Y en tono de cotorreo el mismo jugador dijo que sus compañeros lo bautizaron como el "¡tengo miedo, tengo miedo!", aludiendo al visitadísimo video que circula en You Tube con un "borrachín" que al ser detenido por la policía repite la frase una y otra vez ante las cámaras solicitando su ayuda.

Pero resulta que a partir de entonces el "miedo" se apoderó de las primeras planas y declaraciones.

Ahora resulta que Sven-Göran Eriksson regresó de Jamaica y Canadá con un solo punto y lo primero que atinó a declarar es que "el equipo tuvo miedo, pero no físico, sino miedo a intentar atacar, proponer y jugar como lo hace en casa".

Y yo (en serio) solicito el auxilio de algún psicoanalista que me explique, ¿qué diferencia hay entre el miedo físico el psicológico o el virtual?

¿Acaso hay mieditos, miedotes, miedazos y súper miedototes?

Al final de cuentas para mí el miedo es miedo.

Y si algunos lo cuantifican y le dan más fuerza al mismo llamándolo susto, pavor, mello (como el de "Chiquidrácula") o "ñañaras" como le decían los "Hermanos Lelos" (personajes de Los Polivoces) yo entiendo que se habla de lo mismo.

Pero, ¿es eso lo que esperábamos escuchar del "Capitán" del barco?... yo no.

Para colmo, Efraín Flores desde el campamento de Chivas le pone mas limón a la herida y repite la palabra de moda para decir que ante el mal funcionamiento del Tricolor, tiene miedo de lo que pueda pasar en Honduras o el famoso Hexagonal.

Y francamente yo también sentí algo similar cada vez que el equipo reservista de Canadá se acercaba a la portería de Oswaldo la noche del miércoles.

¡Ya me imagino lo que estará pensando Hugo Sánchez sobre lo que pasa y hace su cotizado sucesor!

Lamentablemente el miedo es contagioso.

Basta que alguien lo siembre por ahí para que (como decía el "Chapulín Colorado") panda el cúnico o lo que es lo mismo "cunda el pánico".

Así las cosas, falta un mes para enfrentar a Honduras en el cierre de esta etapa eliminatoria y más de uno efectivamente tendrá esa sensación.

De manera que en este momento se solicitan valientes, machos y entrones pues lo último que queremos es que en un tiempo en lugar de "ratones verdes" (término por cierto que no me gusta nada) resulte que ahora son "coyones verdes".

Hoy más que nunca ese anuncio de TV tan de moda de "…para hombres 100 cien por ciento hombres" bien podría convertirse en el spot motivacional para todos aquellos que también se "arrugaron" en estos dos partidos.

Yo la verdad (y ya lo habrás notado) más que temor o fobia... he perdido la confianza en un equipo que según mi punto de vista puede dar mucho, pero mucho más.

Y eso es peor.

Opina de esta columna aquí.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas