Otro fracaso Águila

¡Que frustración para sus aficionados!

¡Que frustración para sus aficionados!

Y es que una vez más en el seno del América comienzan a pensar en discursos que maquillen una nueva decepción.

¿Ahora qué les dirán a sus simpatizantes?, ¿que tengan paciencia, que pronto cambiarán las cosas o que matemáticamente todavía no están muertos?

¡Da igual! Lamentablemente su afición ya no les cree nada y desde hace tiempo quieren hechos y no palabras.

Ya se cansaron de escuchar lamentos, pretextos, promesas y justificaciones.

Por triste que parezca aquellas playeras que les regalaron algún día en las que se leía "acostúmbrate" hoy tienen un significado diferente a la intención original.

La costumbre de ver la Liguilla sin su equipo involucrado les hará pasar otra amarga navidad.

¿Y todo lo anterior les parece pesimista, ofensivo, burlón o hiriente?... tal vez tengan razón.

Pero créanme que incluso como periodista me duele que un equipo "grande" (porque evidentemente lo sigue siendo) se despida tan rápido de un trámite como la calificación en un torneo en el que incluso una campaña mediocre permite entrar a esa ronda definitiva.

Antes, se decía que el América fracasaba si no conseguía el título, pero entrar a la Liguilla era obligado... ¡Ahora ni eso!

De manera que a no ser que algunas combinaciones milagrosas le devuelvan la vida, estamos hablando que el próximo domingo por la tarde, cuando reciban al Monterrey en el Estadio Azteca, las Águilas se estarían despidiendo de su afición como locales en este 2008.

Según el calendario el último juego de la campaña será en Aguascalientes contra sus primos del Necaxa y sólo quedará como consuelo para los seguidores americanistas leer las noticias sobre los que serán sus nuevos refuerzos.

Insisto que lo lamento.

A final de cuentas las tres últimas semanas del torneo son las mas interesantes, los partidos de vida o muerte, las idas y las vueltas, los marcadores globales, los juegos con estadios llenos y la eliminación rumbo al título.

Y es un hecho que el América le da un sabor diferente a todos esos juegos.

Pero si no fue suficiente con la vergüenza de verlos como últimos de la Tabla General en el torneo anterior, en éste deberán agradecer que cuatro o cinco hicieron las cosas peor que ellos. Nada más por eso.

De manera que siendo apenas la primera semana de noviembre las ilusiones de sus miles y miles de fieles (eso supongo) de fanáticos ya están puestas en lo que sucederá en la primera quincena de enero.

Y no sé si otra vez habrá una presentación de su plantel en el Azteca con transmisión en vivo a través del "canal de las estrellas", nueva camiseta, conferencias llenas de promesas y campaña publicitaria para intentar que sobrevivan los "Socios Águila", pero lo menos que espero es que si no califican la próxima semana paguen un desplegado en todos los diarios donde se disculpen ante su afición y ofrezcan que aquellos que demuestren con boletos haber estado con ellos en todos sus juegos de local esta campaña reciban a cambio todo el 2009 gratis. Siquiera eso.

¡Pero algo, que al menos le demuestre a su gente que están conscientes del nuevo fracaso y lo acepten!

No más rimbombantes términos como "reingenierías" que a final de cuentas terminan en "talachas".

Alguna vez les platiqué que de niño yo fui un apasionado americanista.

Fanático y obsesivo de un equipo grande del que aún conservo con cariño cientos de periódicos, revistas y álbums propios hechos cuidadosamente con recortes y fotografías.

Y sé que poco les importará saber por qué dejé de serlo, pero actualmente a los nuevos directivos sí les debería interesar que los niños y jóvenes que los admiran no sigan mis pasos.

Pero con cuatro triunfos en 15 partidos, último lugar de su grupo y con mínimas posibilidades de avanzar a la Liguilla ¿qué pueden esperar?

Opina de esta columna aquí.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas