Volver para retirarse

La historia se repite.

La historia se repite.

Jugadores que nacen, crecen y triunfan en un equipo se van a otro o salen al extranjero… pero casi siempre volverán.

Y por eso no es de extrañar que Pumas por ejemplo tenga un sinfin de ejemplos de futbolistas "canteranos" que regresaron a la UNAM para entregarle sus últimas temporadas.

Igual que ha sucedido con muchos hombres que luego de cumplir el sueño jugando en Europa deciden que México debe atestiguar su campaña de adiós.

De manera que entiendo que Cuauhtémoc Blanco diga que al terminar su compromiso con Chicago Fire en la MLS no descarta venir al América igual que en su oportunidad lo hizo Hugo Sánchez regresando (aunque ya no a Pumas) pero si para defender al América, Atlante y Celaya.

Y es que algo tiene la tierra natal que los jala.

Hoy por ejemplo se habla del retorno de Pável Pardo para vestirse una vez de americanista luego de que en dos años siente haber cumplido sus objetivos en Alemania. Y tiene razón en presumirlo.

Con sólo dos temporadas en la tierra de la salchicha, Pardo fue Campeón con el Sttutgart, se hizo Capitán del Club, marco su liderazgo y puede gritar a los cuatro vientos que triunfó rotundamente.

Estoy seguro que no se quedó con ganas de nada.

Y por lo mismo no le encuentro ángulo malo a su manifestación de querer regresar para cerrar su etapa de futbolista en un lugar donde vivió siete años, fue dos veces Campeón y en el que se le sigue extrañando.

Tal vez Rafael Márquez que esta semana declaró que quisiera jugar cuatro años más en Barcelona y después retirarse, se convierta en el primer caso de un mexicano que salió, triunfo, se arraigó y allá mismo se despide.

Lo habitual es saber que hombres que cruzaron fronteras como Hugo, Luis Flores, Luis García, "Chepo" de la Torre, el "Abuelo” Cruz, Negrete, Villa, Palencia y todos los que ustedes piensen, siempre volvieron para retirarse aquí.

Sin embargo el tema sería diferenciar entre los que se fueron, no cumplieron sus metas y vuelven fracasados (que también los hay) con algunos de los que ya mencione y pueden decir que si cumplieron sus objetivos.

En diferente escala por supuesto.

Pero es claro que no a todos les va igual y sobran los que dicen que "la hicieron" pues lograron "salir por salir". sin que necesariamente hayan trascendido.

Me viene a la mente la polémica que hubo cuando Manuel Vidrio, regresó de España luego de un fugaz paso por Osasuna de Javier Aguirre quien lo llevó en el 2002 junto con Carlos Ochoa.

Más de un periodista le recibió con la palabra "fracaso" titulando su aventura.

La respuesta de Manuel fue… "para mí no lo fue, siempre soñé con jugar en la liga española y lo logré".

Y en ese sentido tenía toda la razón.

Es cuestión de enfoques.

Opina de esta columna aquí.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas