Carta a Gerardo Torrado

Te considero un buen jugador.

Te considero un buen jugador.De esos que por su carácter y convicciones cualquiera quisiera tener en su equipo.Por supuesto que antes de todo esto me queda claro que eres una buena persona, decente, educado, estudioso y con metas bien establecidas mucho más allá de las canchas.Y tampoco me olvido que contra corriente y con la asesoría de tu padre fuiste capaz de buscar tu sueño europeo a pesar del riesgo que corrías al ponerte en contra de nuestras absurdas políticas de esclavitud deportiva.Pero tú los retaste y además ganaste.No sólo eso, fuiste , picaste piedra y terminaste triunfando.Por algo tu presencia también fue requerida en la Selección Nacional y entonces Cruz Azul te repatrió para convertirte en estandarte de su media cancha.¡Bueno, dirán algunos que ya fueron muchos elogios (todos bien ganados) pero, a pesar de todo esto hoy vives un calvario con el tema de las tarjetas amarillas (y algunas rojas) que te enseñan cada vez con más frecuencia!Casi 70 según me mostró el otro día en su computadora el hombre estadística de Televisa Ricardo Salazar y eso sólo desde que regresaste al futbol mexicano. O sea, muchísimas.Y voy de acuerdo que muchos jueces ya te tienen en la mira y sabiendo que juegas "al límite" no te perdonan una y te están cazando para mostrártela, pero entonces ¡no les des motivos!Porque es más fácil que tú entiendas que aquí no podrás seguir jugando así a que toda la Comisión de Árbitros modifique su perspectiva y te permitan esa fuerza para disputar balones como seguramente se hace en otras ligas sin que pase nada.Aquí, estimado Gerardo, te seguirán enseñando tarjetas mientras vayas al choque con fuerza desmedida (aunque tu intención obviamente no sea lastimar) y te seguirán expulsando si en el mismo juego, cuando ya te diste cuenta de que el árbitro es “quisquilloso” insistes en barrerte, estirar la pierna o recargarte en el rival aún cuando ya te advirtieron que no los retes.Posiblemente tu tengas razón y de esas 70 tarjetas la mitad sean injustas, pero las que quedan también serían muchas y en ese sentido tampoco está mal que sin que lo tomes a campaña de los medios y los árbitros en tu contra, etiquetas o predisposiciones, pongas también de tu parte para evitarlas.Soy de los que piensa que tu posición en el terreno de juego no ayuda para ese propósito pues a final de cuentas te toca quitar balones, pelearlos, marcar a talentosos y a veces evitar a como de lugar un avance prometedor.Te mueves en la misma zona que lo hicieron otros que como tú fueron señalados encabezados por Miguel España o Carlos Muñoz dos de los personajes más nobles que me he encontrado en el medio pero que también cargaron con la cruz de ser considerados "rudos".Como consejo te sugiero también que el delirio de persecución que tienes tampoco lo pregones tanto porque me late que puede ser contraproducente y los que no te tenían en la lista negra ya te agregaron.Ignoro si leerás esto o no, sólo espero que Cruz Azul y la Selección Nacional (a la que no puedes fallar) sean testigos de este cambio.Como dicen los papás "es por tu bien", pero también el de tus compañeros, tu equipo, tu técnico y a final de cuentas tu afición. No nos falles.Finalmente y en broma… ¿es cierto que el tema de untarte abundantes cantidades de crema en la cara es para que los árbitros predispuestos no te reconozcan? Opina de esta columna aquí.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas