El Día libre

¿En qué cabeza cabe?

¿En qué cabeza cabe?1.- El horno no está para bollos pues calificamos de "panzazo" al Hexagonal Final.2.- Se ratifica a Mr. Eriksson con el compromiso de supervisar su trabajo.3.- El tema del abuso en la convocatoria de naturalizados provocó un escándalo.4.- La semana pasada se perdió ante Suecia el único amistoso del 2009.5.- Misteriosamente retardaron la convocatoria definitiva y hubo más críticas.6.- Se convenció a los clubes para dejarlos una jornada oficial sin seleccionados.7.- Se busca con extraños acercamientos que la prensa "sume y se suba al barco".8.- Se difunden spots para que el público se sienta parte del devaluado Tricolor.9.- Se ha repetido hasta el cansancio que han tenido poco tiempo para trabajar.10.- Ante los malos resultados, se acepta que la base será de jugadores caseros.Y resulta que en lugar de aprovechar cada minuto…¡les dan día y medio libre! ¿Es esta la nueva forma de trabajar de quien parece ha venido a descubrir el hilo negro? La verdad no creo que sea un tema que debamos ignorar. Y escribo esto sin saber si el próximo miércoles México ganará, empatará o perderá con Estados Unidos, pero más allá del famoso tema de la coincidencia del asueto con el cumpleaños de Mr. Sven, el sólo hecho de imaginarme lo que son capaces de hacer nuestros jugadores en un par de noches libres me preocupa.A sólo una semana del partido que tanto hemos esperado, del que tanto se ha dicho y que finalmente nos tiene inquietos y preocupados.  ¿les parece lógico este nuevo estilo de preparación? O sea que lejos de sacarle jugo hasta el último minuto a los jugadores, el técnico que entre otras cosas ha utilizado el argumento de "casi no he podido trabajar con ellos" ahora suelta las riendas y les da libertad para relajarse y convivir con sus familias.Una de dos, o él esta mal y no hay nadie en la Federación que se atreva a imponerle reglas, o nosotros hemos vivido en el atraso y esa es la forma actual de hacer las cosas. Vuelvo a escribir que por encima de cualquier crítica que pudiera interpretarse como personal, en el fondo lo que todos queremos es que México gane, juegue bien, convenza y califique al Mundial. Sin problemas.Por eso algunos periodistas armamos tanto alboroto. Y no dudo que en su vida privada permita a sus hijos que antes del examen profesional se vayan de reventón y lleguen directamente a la escuela. Esa es muy su vida.Pero ante situaciones tan extrañas como ésta, no podemos asimilar lo sucedido con nuestra Selección como algo normal. ¿En verdad Mr. Eriksson se habrá dado cuenta de todo lo que nos jugamos (incluyendo el orgullo) en ese duelo del miércoles? ¿Será que mañana nos sale con que tapiza una cancha con nieve artificial o algodón para preparar mentalmente a los jugadores que nunca han jugado en un escenario así?¿Acaso promoverá un desfile en camión descubierto del Centro de Alto Rendiemiento al Aeropuerto para despedir a los jugadores y cargarlos de energía?¿Tal vez sugiera a la FMF, que la mini concentración en Columbus sea en cuartos compartidos con familias, hijos y amigos de los futbolistas?¿Inventará que allá, cada quien con sus respectivos viáticos se alimente donde quiera y llegue al hotel en horario libre?Parece burla, pero con eso de que en la Federación le han dejado hacer lo que se le da la gana… todo es posible.Claro que si estas locuras dan resultado, nadie le podrá recriminar haber sido tan "innovador".Opina de esta columna aquí

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas