¿Qué es una figura?

No me refiero a un adorno inanimado.

No me refiero a un adorno inanimado.

En esta ocasión confieso que la reflexión me vino cuando estando en la Plaza de Toros hace unos días ví a miles de personas ponerse de pie, aplaudir, emocionarse y en muchos casos llorar para rendirle tributo a un solo hombre que con su arte los hizo vibrar.

En este caso y en una página futbolera de internet, lo de menos es que les hable del torero en cuestión, pero les pregunto, ¿hay actualmente en México una figura, capaz de lograr con su actuación una reacción similar?

Me refiero a la unanimidad para aplaudirle, ser contagiado por su habilidad, provocar emociones indescriptibles y hacer que como decía Ángel Fernández, "nos pongamos de pie".

Es cierto que tenemos en la cancha hombres que tienen lances espectaculares.

Atajadas extraordinarias, remates vistosos, pases milimétricos, recepciones con técnica envidiable, servicios al pie, ejecuciones de tiros libres con teodolito, etc.

Pero volviendo al tema inicial, ¿abundan actualmente (y ahora agrego a nivel mundial) estrellas que con un balón logren emocionarnos al borde de la locura?

He visto futbol por casi 4 décadas y a la mente me vienen escenas de aficionados italianos, brasileños, argentinos, ingleses y tal vez franceses, brincando sin ocultar su llanto para celebrar un título mundial.

Pintados, disfrazados, con pelucas, banderas y cornetas saliendo a la calle para unirse al carnaval multitudinario porque su equipo ha ganado una Copa del Mundo.

En otra proporción, México tiene cada 6 meses seguidores que al ser Campeones de liga también festejan en la tribuna y salen del estadio para hacer sonar bocinas, formar caravanas y desatar la pasión, porras y gritos de victoria.

Pero lo que vi en la Plaza México no lo pude comparar con ningún momento futbolero por emotivo que sea.

Todos aclamando a uno.

Y ese "uno" como un Dios sabiéndose admirado y venerado. Aunque sea por unos instantes. Lo más cercano que he presenciado en una cancha tiene que ver con la idolatría desatada por algunos jugadores que incluso han llegado a salir a hombros luego de ser Campeones. Hasta ahí.

Y si bien la naturaleza misma de estas actividades tiene grandes contrastes pues en la fiesta brava se depende de un solo ejecutante que lidia a la fiera y en el futbol sabemos que son 11 contra 11 y un balón de por medio, está claro que la formación de "figuras de la cancha" está sujeta a los pequeños instantes que tienen para hacer arte con un esférico.

Y no negando que hay "ejecutantes" que te han emocionado (no sé hasta dónde) me encantaría retroalimentar esta columna con opiniones sobre ¿quiénes son o han sido esos jugadores capaces de poner de pie un estadio?

¿Acaso Miguel Marín, Carlos Reinoso, Borja, Pelé o Maradona hace algunos años o tal vez hoy genios como Ronaldinho o Messi?

¿O acaso no hay alguien capaz de llenar por sí solo un estadio con tal de verlo hacer una magia futbolera?

Opina de esta columna aquí.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas