Otro fracasototote

¡Ahora fue la Sub-20!

¡Ahora fue la Sub-20!¿Y quién dirá  "yo tuve la culpa"?, ¿las máximas cabezas de la FMF?, ¿La Comisión de Selecciones?, ¿su Director Guillermo Cantú?, ¿Chucho Ramírez que se fue?, ¿Juan Carlos Chávez que llegó?, ¿el Atlas que no cooperó?, ¿los jugadores que fueron?, ¿los que se quedaron?...¡Quién se hace responsable!

Y es que lamentablemente esta película ya la vimos muchas veces en México y se llama "no pasa nada y todo sigue igual".

El caso es que así como fueron eliminados los equipos Pre olímpicos varonil y femenil y no se asistió a Beijing, hoy es otra Selección la que se quedará mirando el Mundial de su especialidad e insisto que ya sabemos que "no pasará nada".Pero hay que comenzar a repartir responsabilidades y que cada quien le ponga los porcentajes que crea justos.La Federación Mexicana de Futbol es culpable pues carece de proyectos para estos equipos y se desvive atendiendo a la Selección Mayor descuidando por ejemplo un blindaje contractual para impedir que el técnico de estas categorías haya podido dejar su trabajo a tres semanas de la Eliminatoria sin poder hacer nada.Y si se hubiese habido una planeación se designaría automáticamente al primer asistente de Chucho para quedarse al frente del equipo dando continuidad a un proceso. Pero tampoco sucedió.Además fue poco clara en su proceso de selección para el sucesor, justifico con argumentos poco convincentes la falta de título para dirigir y ya nombrado Juan Carlos Chávez permitió que Atlas se negara a cooperar al 100 por ciento.Por supuesto que Jesús Ramírez también debe tener al menos remordimiento pues con todo derecho sucumbió a la tentación de dirigir en Primera División, pero "a toro pasado" puso en evidencia que el momento fue poco oportuno y dejó a la deriva el trabajo que tan ilusionado había comenzado con su grupo.Juan Carlos Chávez tampoco está libre de responsabilidad pues aceptó el reto y con eso asumió directamente decisiones tácticas y estratégicas aún cuando sólo tuvo unas semanas para conocer dónde estaba parado.Y tampoco los jugadores se salvan si tomamos en cuenta que fueron ellos los que directamente se enfrentaron en la cancha a Costa Rica y Canadá sin poder resolver los encuentros aún cuando en varios casos se recurrió a su experiencia.En fin que para encontrar culpables y responsables sobran los candidatos pero como les dije… este cuento ya nos lo sabemos de memoria y no pasará nada.Vendrán críticas, encuestas, compromisos y promesas pero este mismo miércoles el Tri Mayor volverá a distraer la atención en su juego ante Bolivia y el calentamiento del ambiente de cara a los partidos ante Costa Rica y Honduras irán diluyendo el nuevo fracaso juvenil.Así ha sido siempre y lo peor es que ya nos acostumbramos. Opina de esta columna aquí.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas