Sentimientos encontrados

El futbol mueve recuerdos.

El futbol mueve recuerdos.

Y por más "profesional" que sea no involucrar al corazón, los amores pasados difícilmente se olvidan. Para no ir lejos esta jornada  tiene varios casos de personajes que serán rivales de sus "ex".

¿No me digan que Efraín Flores, Borgetti o el mismo Vergara pueden borrar de un plumazo su pasado  rojinegro o que hasta el mismo La Volpe, técnico del Atlas, sienta algo (aunque sea poquito) por unas "Chivas" a las que de manera efímera dirigió?

Igual que me imagino le sucederá a José Antonio García que aún con tantos años como directivo potro algo sentirá por los Pumas, sus grandes consentidos cuando se metió al futbol.

Con menos apego el jugador azul y oro David Toledo tuvo un paso exitoso por Atlante siendo Campeón en el 2007 y además derrotando a los propios universitarios con quienes ha regresado. 

¿Y que tal Héctor Eugui, hoy técnico de Indios teniendo como enemigos a sus queridos Tigres? O incluso Chucho Ramírez (que jugó un tiempo con el Cruz Azul) ¿No tendrá algún recuerdo de su estancia con "La Máquina" aún cuando hoy es técnico del América?

En esta Jornada 10 el "Bofo" hoy Jaguar enfrentará a los Tecos (con los que debutó), el técnico regio Víctor Manuel Vucetich será enemigo del Pachuca (con quienes resultó Campeón), Oscar Mascorro del San Luis jugará contra Puebla, y Antonio Olvera de Toluca pisará la cancha de Santos... ¡Cuántos episodios en todos estos destinos cruzados!

Entiendo que hoy en día es muy difícil nacer, crecer y decir adiós en el mismo equipo.

Por solo un pequeño desliz en su larguísima carrera algunos como Alfredo Tena (que se fue a Tecos), Carlos Reinoso (con los Coyotes Neza aunque no jugo jamás contra el América), Oscar "Conejo" Pérez (hoy en Tigres) o Sergio Bernal (que fue a Puebla), no pueden presumir de toda su trayectoria con un solo escudo.

Y por eso hombres como Cristóbal Ortega que defendió al América durante 20 año con mas de 700  partidos es ejemplo viviente de una "especie en peligro de extinción" que merecería homenajes eternos, al menos de su equipo.

Juan Villoro dijo algún día que "se puede cambiar de partido político o hasta de mujer, pero difícilmente se cambia por otro al equipo de futbol".

Aunque hoy en día esa lealtad obviamente se da mas a nivel de aficionados que de los protagonistas en donde existen varios casos de jugadores, técnicos y directivos que fueron fanáticos de un club diferente al que hoy defienden.  Opina de esta columna aquí.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas