Técnicos en receso

La cancha los llama. Pero ellos se niegan a que se les diga "retirados".

La cancha los llama.

Pero ellos se niegan a que se les diga “retirados”. Me refiero a los entrenadores que no tienen chamba y deciden ingresar a los medios de comunicación. Particularmente he tenido la suerte de convivir y alterar con muchos de estos personajes que tarde o temprano vuelven a lo realmente suyo. Y es que para quienes fueron jugadores y al retirarse se convirtieron en técnicos, colgar los arreos y cambiar de profesión no es tan fácil aún cuando la radio o televisión les dan la oportunidad de hablar de lo que más les gusta. Es por ello que quienes los tenemos como compañeros tratamos de aprovecharlos al máximo exprimiendo sus conocimientos, anécdotas y consejos pues sabemos que en algún momento se despedirán “momentáneamente” de esta nueva faceta para volverse a poner a prueba dirigiendo y teniendo contacto con su verdadero ambiente. Particularmente les puedo decir que he tenido la suerte de trabajar con Rafael Puente, Daniel Brailovski, Héctor Eugui, Tomas Boy y Mario Carrillo por citar algunos y me consta que aún poniendo todo de su parte para presentarse ante las cámaras “lo suyo , lo suyo” y su gran pasión por vivir y no solo explicar el futbol les ganaba. Hombres que en viajes, camerinos, pasillos y mesas de restaurante tienen como tema central el “parado táctico”, “ las formaciones”, “los movimientos” o destacando a jugadores que les encantan y no son bien aprovechados por quienes los dirigen. Otros como Carlos Reinoso, Rafael Chávez Carretero, Manuel Manzo, Carlos López, Miguel España o Jorge García también son actualmente mis colegas y no dudo que tampoco hayan cerrado la puerta que les lleva de vuelta a su ambiente natural. Y ha sucedido que en algunos casos y pese a tener grandes conocimientos, experiencia y claridad de conceptos las cosas no les resultan y solo duran unos meses en su cargo de entrenadores siendo criticados porque les dicen que “es muy fácil opinar y cuestionar mientras se esta en los micrófonos pero en la cancha ya no es igual” y yo me niego a pensar que les va mal porque no saben. En mas de una ocasión esos reveses los han obligado a “taparse” un rato para luego reaparecer en las pantallas, pero quienes los hemos tratado sabemos que el futbol les jugó chueco y por mil cosas que pueden suceder en torno a un equipo la imagen que injustamente quedó es que “no pudieron”. Aunque para fortuna de muchos, siempre hay alguien que les vuelve a tender la mano y regresan a una banca. Ha sido el caso en los últimos tiempos de Héctor Eugui (hoy prácticamente salvando del descenso a Indios), Tomas Boy (dirigiendo al Morelia) y Mario Carrillo (que luego de una mala experiencia en Puebla se unió al equipo de trabajo con Javier Aguirre). Traicionero y veleidoso como a veces puede ser el futbol, ninguno de ellos sabe si su permanencia será corta o larga pero seguro que después de haber estado lejos (y refugiados en los medios) la valoran como pocos y disfrutan cada día que pueden ponerse sus pants, tomar su tabla y silbato para llamar a sus jugadores a entrenar. Lo curioso es que hoy veo que son muchos los que no le hacen “el feo” a escribir o hablar en los medios tal vez como una vitrina para que se les siga considerando vigentes pero también aprendiendo como se ven las cosas desde el otro lado. Y créanme que su perspectiva de nuestro trabajo es otra cuando vuelven. Así las cosas no les extrañe que se sigan presentando rostros conocidos en las pantallas, mismos que en algunos casos durarán poco pues a la primera insinuación darán el “sí” para regresar a su querencia.  aprovechémoslos nosotros como compañeros y ustedes como auditorio!

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas