Ya llegó la Selección Mexicana

Y les puedo decir que "no hay novedades" respecto a lo que ya se esperaba. Para los salvadoreños el arribo de su rival provocó que por fin descargaran toda esa campaña de hostilidad hacia el Tri.

Y les puedo decir que "no hay novedades" respecto a lo que ya se esperaba. Para los salvadoreños obviamente el arribo de su rival provocó que por fin descargaran toda esa campaña que promovida por algunos medios incita a ver como "enfermos" a quienes habitualmente sienten ellos como un futbol que los menosprecia. Sí, hubo gritos, insultos, consignas y muchas burlas, pero no pasó de ahí. En ésta mi cuarta visita al país centroamericano no puedo siquiera decir que ha sido el entorno más difícil que me ha tocado atestiguar. Duro en serio fue aquel de 1993 cuando venimos con el equipo que dirigía Miguel Mejía Barón y el ambiente era verdaderamente agresivo, violento y peligroso. Prácticamente se visitó en aquella ocasión a una afición que nos quería manifestar su odio como fuera. Y no sólo con el famoso ruido por la noche para que la serenata no dejará dormir a los futbolistas antes del juego sino también por la literal persecución que había en la calle para todo aquel que tuviera el "cantadito" mexicano. Es curioso pero si uno enciende la televisión se ven todos los canales aztecas, la radio toca música nuestra, las marcas de alimentos que se consumen en su gran mayoría son hechas en nuestro país y fuera del futbol todo mundo habla del "hermano mayor" con respeto y admiración. Pero en el futbol percibo un complejo que lejos de ir desapareciendo se transmite de generación en generación. Los mexicanos somos para ellos un país que en la cancha los ha humillado, ganado casi siempre y lo peor es que se han cansado de escuchar que decimos que ellos "juegan con pelota cuadrada", "son chiquitos en la zona", "no deben preocuparnos" y últimamente a través de la televisión internacional han identificado a algunos periodistas mexicanos que se han ido al extremo de llamarlos "retrasados", "imbéciles", "estúpidos" y "retrogradas" y eso calienta a cualquiera. Futbolísticamente es verdad que no hay comparación. Su liga es de 10 equipos con bajísimos presupuestos y sus jugadores "estrella" apenas ganan lo que algunos que están en nuestra Primera "A". No hay puntos de comparación si hiciéramos un análisis de las diferencias. Pero debemos entender que hay una cosa que se llama orgullo y que cada quien defiende como puede. El Salvador es en efecto un país cuyo futbol no debería inquietarnos, pero alguna vez ya nos ganaron aquí y la sensación de pegarle al "grande" sabe rico. Por eso ahora que México atravesó por un problema de salud que algunos interpretaron como "peste contagiosa" muchos rivales deportivos se agarraron de ahí para burlarse de nosotros ¿o ya se nos olvidó lo que vivieron Chivas y San Luis en sus últimos juegos de la Libertadores? Hoy en El Salvador se están jugando ante el Tri algo más que un juego eliminatorio. Tienen sólo dos puntos y sin no ganan prácticamente se despiden de la posibilidad de aspirar al cuarto boleto para el Repechaje rumbo a Sudáfrica. Para ellos es el momento de presionar y hacer valer todos los recursos buenos y malos con tal de provocarnos un clima de tensión. Pero no confundamos. Aquí en El Salvador a México como país se le quiere y respeta. Están impregnados de nuestra cultura e influencia en muchos ámbitos y si no es por el tema deportivo todo pasa por los cauces de la admiración. Sin embargo, el futbol despierta pasiones y ahí no hay nada que hacer. Me despido así sin comentar ni una línea de lo que espero en la cancha porque nuestra Selección, al menos para mí, es una incógnita. ¿Arrancará el 'Conejo'?, ¿jugará Nery como titular?, ¿Blanco está sólo para un cambio?, ¿atacaremos o nos atacarán?...de eso y más comentamos en la siguiente.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas