¿Fair Play parejo?

La Comisión Disciplinaria tomó el caso del &#039Chaco&#039 para comenzar con castigos a futbolistas que sacan ventaja de una falta inexistente e incide en el marcador.

¡Quiero ver si es igual para todos!

Por lo pronto la Comisión Disciplinaria tomó el caso del “Chaco” para comenzar con castigos a futbolistas que sacan ventaja de una falta inexistente e incide en el marcador. Y debo aclarar que me duele que sea este jugador tuzo el primer futbolista exhibido como “mal ejemplo” cuando si algo tiene es todo lo contrario. Buen jugador, entregado, profesional, caballeroso, aguantador de faltas, constante y para no ir muy lejos “el mejor” de todo el torneo anterior elegido así por sus mismos colegas que el pasado lunes le dieron como ganador al máximo premio en el “Balón de Oro”. Pero resulto que un día “de buenas a primeras” las autoridades decidieron que ya no se permitirán los engaños y aunque el “Chaco” asegura que él si sintió un toque, pudieron más las tomas de televisión para castigarlo con un partido. Ahora espero que las múltiples escenas que muestran las cámaras sean igualmente revisadas para sancionar lo que nadie vio en el momento y si es así preparémonos para una lluvia de sanciones. Y es que en la cultura del futbol mexicano (como en muchos otros países) hemos crecido con la teoría de que un jugador que saca ventaja de estas “picardías” es un crack si logra que le marquen a favor un penal y el árbitro cae en el “garlito”. ¿Cuántas veces no hemos escuchado hablar de esa habilidad, colmillo retorcido o maña que incluso se toma como algo normal?, ¿cuántos años los argentinos le festejaron a Maradona su famosa “mano de Dios” pues logró que disimuladamente y con la velocidad de la jugada el juez no se diera cuenta?, ¿cuántas veces escuchamos que un delantero en nuestra liga “intento engañar al árbitro en el área pero como ya lo conocen, el árbitro no le creyó y le dijo que se levante”, siendo esto algo que hasta hoy se veía como normal? Mas allá de esto, en el mismo terreno amateur (incluyendo las ligas infantiles) es común que el “consejo” del entrenador para su delantero es que si se mete al área y tiene un defensa pegado se ponga “flojito” pues si se cae le marcan el penal. Sólo me acuerdo haber visto en la película de Chespirito “El Chanfle” el caso de un aguador que entra al campo y le dice al árbitro que el delantero favorecido de su propio club fingió una falta y no merece que le “regalen” un penal, situación que incluso provoca que el Cuerpo Técnico y obviamente los jugadores que ya se sentían casi con otro gol le reclamen su exagerada honestidad. ¿Quién será en los próximos juegos el primer hombre de nuestra liga que luego de rodar en el área y escuchar que el árbitro pitó pensando que es penal se levante y le diga que no fue dejando a su equipo sin la oportunidad de convertir ese gol no sabemos que tan definitivo? Creo tal vez que por la mente de ese “actor” pasará primero el cobrar la falta desde el manchón para sumar un tanto en el momento a sabiendas que posiblemente días después lo exhiban como tramposo. E insisto que me duele que uno de los jugadores que más admiro haya sido etiquetado por muchos por una conducta que no corresponde a la imagen que durante años se ha forjado. Para mí Christian Giménez fue utilizado como primer ejemplo e injustamente muchos se lo han acabado. Sólo espero que esto se aplique igual para todos y si se logra erradicar para siempre el problema de los mañosos tal vez en unos años la famosa medida aparecida apenas esta semana entonces sí resultará histórica y para bien. Pero quiero verlo, quiero verlo...

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas