Faltan líderes

El futbol mexicano los reclama urgentemente. Cada vez hay menos líderes que pidan el balón, ordenen a sus compañeros, les griten, los levanten después de un gol.

El futbol mexicano los reclama urgentemente. Cada vez hay menos líderes que pidan el balón, ordenen a sus compañeros, les griten, los levanten después de un gol, se carguen el equipo a las espaldas y resuelvan el juego gracias a su personalidad. Hay quien dice que el liderazgo es un don que ya se trae de nacimiento y otros piensan que se puede trabajar. Lo único cierto es que ante la ausencia de Rafael Márquez, Oswaldo Sánchez, Pável Pardo o el mismo Cuauhtémoc Blanco resulta dramático ver que en la Selección Mexicana actual no existe hoy esa voz que arengue a los compañeros. Las voces vienen de afuera y está bien que Javier Aguirre se haga sentir en los entrenamientos o el vestidor, pero estamos carentes de ese hombre que en el terreno sea la referencia para los demás. Simplemente no hay. Y si nos vamos al detalle de los equipos en nuestra Primera División veremos que para bien o para mal, casi todos los que cuentan con alguno… ¡Resulta que es extranjero! En un repaso histórico muy breve de oros tiempos ¿quién no se acuerda del América 'de Carlos Reinoso', el Cruz Azul 'de Miguel Marín y Alberto Quintano', el Puebla 'de Benito Pardo', el Atlético Español 'de Manuel Manzo', los Tigres 'de Tomás Boy', los Pumas 'de Miguel España' y al paso de los años el Toluca 'de Saturnino Cardozo', el Guadalajara "del 'Bofo' Bautista", el Necaxa "de Alex Aguinaga" y algunos otros? Hoy en cambio se puede hablar de varias figuras repartidas en diferentes cuadros pero muchas de ellas sin el compromiso de pelear por sus compañeros dentro y fuera del terreno con la presencia de un líder. Nadie por ejemplo puede dudar que gente como Salvador Cabañas es una figura como lo son también Sinha, Paco Palencia, Darío Verón, Leandro, el "Chaco" Giménez, Miguel Calero, Humberto Suazo, Gabriel Pereyra o algunos otros, pero obviamente no todos reúnen la característica de personalidad suficiente para considerarse como los guías de su escuadra en los momentos difíciles. Un líder es aquel que pone el ejemplo. El que empuja a los demás. El que contagia. El que jamás se rinde. El que con una mirada intimida al rival. Quien con su sola presencia impone. El que levanta la mano cuando hay que cobrar una falta en momentos de presión. El que a veces incluso ignora lo que se grita en la banca y tiene casi tanto peso como el técnico para asumir la estafeta de las decisiones cuando no hay tiempo para bajar al vestidor. ¿Ven a uno de esos por algún lado en la Selección que nos representa en la actual Copa Oro?... yo no.   Y si mucho me apuran tal vez Gerardo Torrado tendría muchas de las características antes referidas con la única diferencia que a veces confunde la entrega con la rudeza y entonces no resulta ser un ejemplo de actitud a favor del grupo, pero aún así lo prefiero mil veces más a él que a tantos jugadores "tibios" que muchas veces no se dan cuenta que vestir el uniforme nacional no es algo mas, sino ¡lo máximo! De manera que "urgen" líderes en la cancha… y si son mexicanos, mejor. ¿Alguien sabe donde están o ya de plano se acabaron ?

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas