Los números retirados

¿Cuánto tiempo duró la playera número "10" sin dueño en el América? El caso es que desde hace unos días esa camiseta ya tiene dueño y la verdad tampoco se puede negar que ha quedado en buenas manos.

¿Cuánto tiempo duró la playera número "10" sin dueño en el América? Muy poco tal vez si tomamos en cuenta que "como un homenaje" la Directiva le prometió a Cuauhtémoc Blanco retirarla hasta que él mismo decidiera su adiós de las canchas posiblemente en el propio equipo águila. El caso es que desde hace unos días esa camiseta ya tiene dueño y la verdad tampoco se puede negar que ha quedado en buenas manos pues se trata ni más ni menos que de su gran goleador Salvador Cabañas. Pero el hecho es que al calor de una despedida a los íconos se les ofrecen muchas cosas, entre otras el no permitir que nadie más se ponga su emblemático dígito pues "nunca segundas partes serán buenas". Y ya pasó con Carlos Reinoso quien al despedirse en 1979 también escuchó que su emblemático "8" sería guardado en el baúl pues era una falta de respeto dárselo a cualquiera luego de lo mucho que con él había brillado. Sin embargo meses después el joven debutante Rubén Abarca (hoy exitoso empresario y representante de edecanes y modelos) salió a la cancha del Estadio Azteca luciendo en el dorsal el número del "maestro" y de ahí en adelante el "8" ha pasado por un sinfín de jugadores sin que muchos siquiera conozcan lo que el peso de esa camiseta representa en la historia del club. El mismo caso se dio con el Necaxa y el famoso "7" de Alex Aguinaga y también con muchos otros equipos que tarde o temprano (en un futbol que cambia de directivos como de refuerzos) todo se va olvidando y los números se vuelven a usar sin que nadie reclame por la falta de memoria al compromiso contraído con la propia afición y obviamente el futbolista leyenda en turno. Y yo creo que lo malo no es volverlos a usar sino prometer algo que se sabe que tarde o temprano no se va a cumplir. De hecho, ningún equipo (ni siquiera el Santos de Pelé con el "10", o el mismo caso con Diego Maradona en Argentina o Johan Cruyff y su "14" en Holanda) debe convertirse en una herencia para las futuras generaciones que no tienen porque "pagar" el arranque emotivo que de pronto le cierra la oportunidad a muchos jóvenes que también desean convertirse en leyendas y escribir su propia historia. Entiendo eso sí, que hay respeto a las jerarquías e incluso un celo profesional que es lógico cuando de elegir se trata. Es por ello que por ejemplo el mismo Cristiano Ronaldo llega al Real Madrid y respeta que el dueño del "7" es Raúl y no puede el portugués, por muy estrella que sea, despojar así como así a un jugador que se ha ganado el derecho a portar su número de identidad durante años. Hay también otros que buscaron números "altos" y difícilmente se cotizan como los demás. El "22" de Manuel Negrete, el "12" de Luis García, el "23" de David Beckham o el "27" de Carlos Hermosillo seguramente no tenían mayor problema al ser solicitados cuando estos cambiaban de club. Otros más bien resultan "raros" como el 1 que usó el chileno Juan Carlos Vera en Pumas en la campaña 90-91 que fueron Campeones de liga, el actual "3" de Federico Vilar aún siendo portero y ni qué decir del "100" del "Bofo" Bautista en Chivas. De manera que hoy en día aquel que crea que su número se va a guardar eternamente está equivocado. Las generaciones van y vienen y le toca a cada uno labrar su propia fama para hacer brillar más o menos la playera que porta y que muchas veces se convierte en la más vendida y favorita de sus seguidores. ¿Y tú amigo de Medio Tiempo, que número emblemático recuerdas más?

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas