El carrito de la victoria

Y comencemos con La Volpe que ahora dice que el dejo “la base” de esta Selección que hoy dirige Javier Aguirre.

¡Súbanse que ya arrancó ! Y comencemos con La Volpe que ahora dice que el dejo “la base” de esta selección que hoy dirige Javier Aguirre. ¡Gracias por ese aporte Ricardo! el futbol mexicano te debe un homenaje ¿pero al ver lo que está haciendo Cuauhtémoc Blanco mientras tú lo ignoraste por completo te lo aplaudimos o te lo reclamamos? Y también en la perla de occidente... ¿qué tal con Jorge Vergara diciendo ahora textualmente “ganamos”, “jugamos”, “planteamos”, “logramos” etc, luego de las dos últimas actuaciones del equipo verde? No olvidemos que él fue el padre de un hijo no reconocido con la contratación de Sven y luego del fracaso dejó morir sólo a su recomendado ¿alguien se acuerda de un “perdimos”, “ fallamos”, “nos equivocamos”, “ fracasamos” o “nos podemos quedar sin Mundial”? más bien me acuerdo de “indirectas” con destino al Pachuca por recomendar al “vasco” como sucesor. Hay que tener memoria. No menos contradictorios resultan los discursos de algunos medios de comunicación (y aquí en un ejercicio de autocrítica asumiré la parte que me toque) cuando hoy se habla del “gran equipo de Aguirre”. Y es que ahora que casi se logra el boleto mundialista ya no se exigirá la presencia de Sinha o Pável,  ni se cuestionará la injerencia de Mario Carrillo en las decisiones técnicas o tácticas, ni la convocatoria del “Gringo” Castro, la insistencia de traer a los “europeos”, de arrancar con Giovani, de mantener al Guille, etc. Bien dicen que “la victoria tiene muchos padres, pero la derrota es huérfana”. Bueno sería también reconocer que con la llegada de Néstor de la Torre el protagonismo directivo que había asumido Decio de María Serrano se le heredó al tapatío y con ello las críticas por la “polifuncionalidad” del Secretario General de la Federación dejó de ser una constante que le hizo bien al propio dirigente que ya se había convertido en “ojo del huracán” de las críticas. La verdad es que el panorama ha cambiado drásticamente en el futbol mexicano para bien y es momento de disfrutarlo pero también de aprender lecciones aprendidas. Se cometieron errores, se quiso inventar el hilo negro, traer fórmulas innovadoras para darnos aires de globalización y otros temas que casi nos dejan fuera de un Mundial (y que conste que ahora todavía no tenemos el boleto pero estamos más cerca) y quedó claro que cada cosa debe ir en su lugar. Nadie nos conoce más que “uno de los nuestros”, nadie funciona mejor que haciendo lo que mejor sabe, los del escritorio en su oficina, los de cancha en su ámbito, los delanteros adelante y los defensas atrás. Parece fácil y lógico pero resulta que en los últimos años no todo se hizo así. Sin caer en más reclamos, confrontación de declaraciones que dan un giro cuando las cosas se revierten “para bien” o seguir dando ejemplos de “cambiazos”... ¡qué bueno que la Selección haya retomado el rumbo! Y ahora sobrarán los “padres” para este bebé... porque hoy resulta que ya es “de todos”. Así sucede siempre cuando algo funciona.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas