Nuestro Salvador

Se llama Javier Aguirre. Y no le demos más vueltas, se trata del hombre que rescató por segunda ocasión un barco que se hundía.

Se llama Javier Aguirre. Y no le demos más vueltas, se trata del hombre que rescató por segunda ocasión un barco que se hundía. La primera vez, cuando sin mucha experiencia como técnico y con el único aval de haber sido Campeón al frente del Pachuca en el 99, contó con la confianza de Alejandro Burillo que encabezaba la Comisión de Selecciones y "se la jugaron" con el joven estratega ante los malos resultados obtenidos por Enrique Meza y la necesidad imperiosa de ganar a como diera lugar los partidos que restaban. No había el mínimo margen de error. Y vayamos atrás en el tiempo recordando la cantidad de críticas que hubo con esa nominación pues en aquel entonces muchos técnicos mexicanos con mas experiencia parecían los adecuados. Pero a final de cuentas el rumbo se enderezó , México calificó a Corea y la apuesta resultó. Ahora, siete años después, con un cartel internacional que evidentemente no tiene discusión, pues su paso por España fue brillante haciendo destacar al Osasuna y luego pasando al Atlético de Madrid, se dieron los tiempos para un retorno que tampoco lo recibió precisamente con panorama tranquilo. Hugo, Chucho y Sven habían "tocado" ya esa Selección y las cosas estaban complicadas. De hecho ni se jugaba bien, ni se avanzaba pero lo peor era que no se sumaba en la tabla, fuera de casa eramos un desastre, la confianza se había perdido y no había brújula capaz de descifrar a dónde iba nuestro equipo. Como en aquellos episodios del "Chapulín Colorado" no le quedó a nuestros directivos otra que sentarse un día y exclamar… ¡oh… ¿y ahora quién podrá ayudarnos?! La respuesta la tenían todos… ¡Javier Aguirre! cuyo momento futbolístico en España lo había dejado apenas sin trabajo luego de salir del Atlético de Madrid y todo parecía coincidir para que fuera él y nadie mas "el gran salvador". Y no hubo que rogarle mucho pues una Selección de cara a un Mundial seduce a cualquiera. Si acaso, y con todo derecho, Javier pidió algunas condiciones que con mínimo esfuerzo se le concedieron. Carrillo vino como su Auxiliar, se descartoó el trabajo "especializado y novedoso" de la Preparación Física que tenía Sven, el apoyo cercano de Néstor de la Torre fue clave, la mínima injerencia y protagonismo de directivos como Vergara y Decio también fue concedida, los viajes de "ida y vuelta" a Miami como lugar de residencia familiar tampoco se le negaron, el sueldo fue el justo y así… volvió. Pero el moderno "bien-amado", como él mismo bautizó en su momento a Miguel Mejía Barón, no encontró un debut exitoso en la cancha y las críticas volvieron a sacudir. Y fue contra la Selección de El Salvador, de su cuate Carlos de los Cobos, que Javier Aguirre se dio cuenta en donde se había metido. La afición cansada de esperar al "técnico ideal" luego de varios intentos en este proceso ya no quería promesas y proyectos a largo plazo sino resultados… y de repente éstos llegaron. Con críticas de por medio, se ganó la Copa de Oro, en la Eliminatorias se impuso en los compromisos caseros ¡e inlcuso fuera! El panorama de hoy es distinto y todo pinta para que el próximo sábado ante los salvadoreños Javier Aguirre haya cumplido con la primera tarea que le encomendaron. El bombero funcionó. Pero mas allá de que se logre ese boleto… ¿qué podremos esperar de nuestra Selección en el Mundial? La pregunta que parece prematura no lo es tanto si tomamos en cuenta que sólo faltan 9 meses para esa cita y que pasadas las Eliminatorias con la abundancia de jugadores que hay en el extranjero y escasez de competencias oficiales pocas oportunidades tendrá de tener junto a su equipo. Cada vez, que dando por hecho que se califica a Sudáfrica, algún amigo o aficionado me pregunta ¿cómo nos va a ir? yo respondo lo mismo… primero depende del grupo que nos toque, luego de la preparación que se pueda tener en estos meses, del momento en el que lleguen nuestros hombres "clave" y finalmente de la "suerte" que aunque se diga que no, siempre juega su parte en las Copas del Mundo. Por lo pronto hasta hoy "el salvador" Aguirre no ha querido contestar a esa pregunta pues primero quiere asegurar el boleto y tiene razón pues está en su papel no cantar victoria. Pero es un hecho que el doctor ha vuelto a rescatar al paciente mexicano y que una vez más estamos en sus manos para ver cómo nos va en lo que para él será una segunda experiencia. Por muy inmune a las sorpresas que siempre presumo de ser, confieso que si hace cuatro años alguien me platica todo lo que ha pasado en este proceso ¡no se lo hubiera creído! Dadas las circunstancias ¿quién es el valiente que me dice hoy que vamos a lograr con Aguirre en el siguiente Mundial? Y más allá… ¿será que algún día ( en 4 ,8 ó 12 años) lo volvemos a llamar como emergente?

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas