2010: Año de contrastes…

De la Selección Mexicana de futbol le diría a usted que lo resumimos en unas cuantas palabras, Javier Aguirre más que el “chivo expiatorio” fue el “Aguirre expiatorio".

2010: Año de contrastes… La Selección Mexicana…

De la Selección Mexicana de futbol le diría a usted que lo resumimos en unas cuantas palabras, Javier Aguirre más que el “chivo expiatorio” fue el “Aguirre expiatorio” de una serie de errores en las circunstancias y la preparación de nuestra Selección previo a la Copa del Mundo. SE PRIVILEGIÓ LA PARTE COMERCIAL… Sobre la parte deportiva, con mucho, no es algo que estemos comentando a toro pasado, recuerdo muy bien que aquí lo comentamos muchas veces en este y todos los espacios que tengo el privilegio de colaborar, que era grosero que el equipo mexicano hiciera una concentración rara, con mucha anticipación arrebatándoles a los equipos a sus jugadores para la Liguilla y uno dice ‘esto significa que van a estar muy concentrados’, la realidad es que era para cumplir en una gira por Estados Unidos en Nueva Jersey, Chicago y Houston, que no tuvo sentido y que vació al equipo mexicano en unas cuestiones risibles, entre el 7 y el 13 de mayo, aquí lo comentamos… Y ERAN PARTIDOS MOLEROS… Para jalar mucho dinero, eso fue lo que hizo nuestra Selección, rompió la concentración y lo que significa, que no nada más es mételos a todos en un lugar, la concentración significa estar en un sistema, un estilo y una preparación dosificada para llegar a aquel partido tres días después al Estadio Azteca donde se le gano 1 a 0 a la Selección Chilena, de ahí se viajó a Wembley y luego se hizo la gira europea ya con mayor razón y sentido. APARECIÓ ENTONCES EL PRIMER PARTIDO… México se jugaba el Mundial contra Sudáfrica, teníamos que ganarles o el Mundial se nos complicaba, por principio de cuentas hay que recordar que llevábamos un equipo que no tenía gol, surgido de nuestra liga mexicana en donde nuestros delanteros no tienen gol, reforzado con jugadores que en Europa están pero no juegan y tampoco tienen gol y soñábamos con que nuestra Selección iba a hacer goles y nos enfrentábamos a rivales, uno de muy medio pelo que era Sudáfrica, Francia campeona, poderosa y finalista del torneo anterior y Uruguay que nada más traía al campeón de goleo de España y al campeón de goleo de Holanda, así nada más. Ante Sudáfrica tuvimos 14 oportunidades de gol, 12 claras, una de ellas a los dos minutos y no las metimos y los sudafricanos metieron la que tuvieron, un golazo que todavía se recuerda y nos puso a bailar en ese 1 a 1 que supo a derrota, pero como también empataron los uruguayos y los franceses en un partido en donde Francia pudo haber ganado… NOS ENCONTRAMOS CON LA FRANCIA GANADORA… Le ganamos 2-0, hay que recordar que nuestra Selección Nacional y esto es muy importante, le ganó a la Francia poderosa en el primer tiempo, los franceses se pelearon en el partido ante México, ahí sentimos que ya estábamos prácticamente del otro lado, contra Uruguay se preparó de la siguiente manera: si le ganábamos a Uruguay calificábamos como primero y evitábamos a Argentina que ya estaba calificada en su grupo; si empatábamos nos íbamos al segundo lugar y si perdíamos por ahí hasta nos eliminaban, a México se le presentaron dos y otra más en un tiro al larguero de Andrés Guardado y en un balón que le robaron a Torrado casi para acabar el primer tiempo se lo llevó el campeón de goleo de España, Diego Forlán -que a la postre fue el mejor jugador del Mundial- y le centró el balón al campeón goleador de Holanda, Luis Suárez, que nos metió el gol y nos fuimos al descanso y ahí le dijeron a Javier que Sudáfrica iba ganando 2 a 0. Con otro gol en contra y otro que hiciera Sudáfrica estábamos eliminados y Javier Aguirre salió a… DEFENDER LA CALIFICACIÓN, NO EL RESULTADO Insisto, no fue a defender la derrota, porque si salíamos a atacar a los uruguayos nos ganaban la espalda y con el peligro de que nos metieran uno o dos más y estábamos fuera, así que calificamos por la vía de la vergüenza y nos fuimos a enfrentar a Argentina, un partido en donde ya el grupo venía roto, ya Javier Aguirre estaba hasta el gorro, se sintió en aquella conferencia de prensa en donde se bajo la cachucha, se enojó mucho con la opinión pública porque le cuestionamos el tema de Uruguay, aunque se entendía, no se aprobaba, ante Argentina, diría que ahí Aguirre utilizó de entrada las variantes para tomarlos por sorpresa, la sorpresa fue la cuchillada del árbitro que le dio a Carlos Tévez un gol en fuera de lugar y nos dedicamos a chillar, a mentarle la madre al árbitro, en ver feo y provocar al juez de línea y ahí vino el segundo gol, nos seguimos enojando, nos fuimos al descanso y regresando Carlitos Tévez nos metió un golazo y ahí murió el equipo mexicano, insisto que murió de nada porque el equipo pudo salir a ganar el partido, simplemente nuestro equipo no tiene gol, el único que metía goles era el “Chicharito” pero no en el planteamiento original sino en las variantes. MÉXICO QUEDÓ A DEBER… Sobre todo por la expectativa que se generó previo al Mundial, se privilegió por mucho el negocio sobre lo deportivo , otra vez nuestros directivos sin entender que si va bien en lo deportivo el negocio va solito, no necesitas forzarlo y en todo este comentario me quedaría que al final Javier Aguirre como parte del sistema decidió asumir toda la responsabilidad, todas las culpas y dejó al futbol mexicano otra vez con directivos y jugadores inocentes en todo lo que hayan hecho. Tache para Javier, pero decidieron depositarle cuatro millones de dólares en esta chocante y mala costumbre y sobre todo en este error espantoso de Javier de hacerse el responsable de todo lo que ocurrió, privándole al futbol mexicano, insisto, la gran oportunidad de hacer un verdadero examen de conciencia, así que todo sigue igual sólo que sin Javier Aguirre... Así de fácil.  aldomuro@aol.com

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas