¡Qué premios tan baratos!...

La ceremonia del llamado "Balón de Oro" del futbol mexicano es algo así como la fiesta particular del equipo que queda campeón en cada una de las temporadas.

La ceremonia del llamado “Balón de Oro” del futbol mexicano es algo así como la fiesta particular del equipo que queda campeón en cada una de las temporadas, es decir, dos veces al año el futbol mexicano intenta reunir a todos sus agremiados (en relación a la Primera División) para aplaudirle a lo que aparentemente es lo mejor o lo más destacado, hasta ahí todo va bien, sin embargo esto implica entregar más de 20 premios por año solamente al torneo de la Primera División y cuando hay tantos premios éstos pierden su valor. ¿CUÁL ES EL OBJETIVO?... Nuestro torneo es sui géneris, es un torneo largo, pero no tanto porque es solo de una vuelta y después de este torneo tenemos tres diferentes líderes en sus propios grupos, después tenemos el acceso a una Liguilla que es un torneo totalmente nuevo en el que ya no importan los puntos que se hayan hecho a lo largo del torneo y ahí aparece el campeón, el tener dos torneos tan diferentes y querer premiarlo todo ha obligado al futbol mexicano a tratar de quedar bien precisamente con todo el mundo y así en vez de buscar… UN SOLO PREMIO AL MEJOR JUGADOR DEL TORNEO… O al mejor jugador del futbol mexicano en el año, nos dedicamos precisamente a eso, a que el “aplausómetro” sea muy fácil y muy barato, así le damos por ejemplo no solamente un premio a un defensa sino que hay que buscar a un defensa lateral y uno central ¿y los medios? pues también resulta que hay medios de contención y ofensivos, ¿y en los delanteros? obligados a meter goles hay un premio para el mejor delantero y otro para el que mete más goles ¿y el portero? sólo faltó que pusiéramos al portero reserva, ya hasta los árbitros tienen un nuevo premio con los abanderados ¿y en el Cuerpo Técnico? es el técnico, el preparador físico y así podemos sumarle premio tras premio en lugar de tener… EL VALOR DE UN SOLO PREMIO… Que hiciéramos de lado a todos estos “quedabien”, el “aplausómetro” y busquemos realmente premiar al mejor jugador del futbol mexicano exactamente igual como lo hace la FIFA con el mejor jugador del mundo, las principales Ligas del mundo lo hacen así. Y que la votación tenga que ver con el público, con los medios, con los directivos, con jugadores y técnicos, dándoles quizá más peso a la votación de técnicos y jugadores que a los demás elementos, hay muchas formas para hacerlo y entonces sí, la fiesta sería una fiestota y nos daríamos de bofetones por entrar y no lo que ocurre ahora en donde la mitad del auditorio queda totalmente vacío y que los únicos que acuden completos resulta que son los campeones de la Liguilla, no de todo el torneo, en fin, ya nos estamos acostumbrando a que todo sea barato e improvisar a nuestro fut los premios que no podrían ser diferentes… Así de fácil.   aldomuro@aol.com

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas