Argumentos y versiones

Dicen que &#039piensa mal y acertarás&#039 pero también que &#039para acusar hay que probar&#039.

Dicen que “piensa mal y acertarás” pero también que “para acusar hay que probar”. El caso es que en el futbol mexicano me llama la atención como siempre. Hay un “argumento” para aquellos que tratan de suponer los manejos raros que se dan con ciertos resultados. Y se los explico con ejemplos muy claros. Si juegan San Luis y Necaxa se escuchan mil versiones antes y después. Desde los que defienden la honestidad y rechazan cualquier posibilidad de arreglo hasta los que acusan a los protagonistas pues seguramente se ayudarán por pertenecer al mismo dueño. Y sea cual sea el resultado el defensor de la imparcialidad tendrá argumentos para respaldar su punto de vista y el que peca de “mal pensado” también sea cual sea el marcador dirá que fue evidente que hubo cosas raras. Así las cosas, si gana San Luis...“¡claro es obvio que le iban a ayudar para que califique!”. Pero si gana Necaxa se escucha… “¡claro era obvio que lo iban a ayudar para que se salve”. Y si empatan, “¡obviamente el dueño quiso taparle el ojo al macho para que no se le acuse y los puso a dividir puntos!”. De manera que siempre habrá una versión para decirle a los demás que “ ves como yo tenía razón” Igual que sucederá el próximo sábado sea cual sea el resultado entre el América y el Necaxa que seguramente puede decidir la remota calificación de las Águilas o el descenso de los Rayos e incluso una eliminación para los dos. Adelantándome a los acontecimientos si ganan los de Aguascalientes nadie le quitará de la cabeza a los maliciosos que fue una orden para que el hermanito no descienda y se pierdan muchos millones. Pero si gana el América se dirá que extrañamente consiguió su única victoria en casa justo ahora que le podía servir para calificar a la Liguilla y a costa de su equipo familiar que ya tenía muy poco que pelear. Incluso si empatan escucharemos a los que señalen que sólo fue un disfraz manipulado para que no haya acusaciones y se haga tan evidente que entre ellos se ayudan. El caso es que todo esto se acabaría si la propia Federación Mexicana de Futbol hubiese puesto un plazo ya para que este asunto de la famosa “multi propiedad” terminara de tajo. Seguramente no es fácil vender 2 equipos como el propio Emilio Azcárraga lo ha querido hacer, pero si no se le pone fecha límite a esta operación podemos seguir durante años con el mismo tema y con las mismas sospechas que incluso sin fundamento o pruebas contundentes no dejan de escucharse una y otra vez. Lo cierto es que a los que piensan que hay situaciones extrañas y arreglos “bajo la mesa” cualquiera que sea el marcador les da argumento para sentir que tenían razón. Y si no lo creen, revisen los periódicos el próximo lunes.  No faltarán los que digan que “era obvio que eso iba a suceder” aunque “eso” venga a ser “lo que sea”.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas