Un &#039Nido&#039 en la garganta

Con las &#039amígdalas&#039 hasta arriba (como diría Hugo) y la duda latente que se definió en el último instante. Y ya me imagino las veces que en millones de hogares se habrá gritado "¡métela!,...

Así nos tuvo la Selección este jueves. Con las "amígdalas" hasta arriba (como diría Hugo) y la duda latente que se definió en el último instante.

Y ya me imagino las veces que en millones de hogares se habrá gritado "¡métela!, ¿para qué la juegas ahí?, ¡sáquenla!, ¡no la arriesguen!.. "¡como eres burro! (por ser educado)... ¡no puede ser...! y muchas más. Pero eso sí, nadie se habrá despegado un sólo minuto de su pantalla para ver de que lado de la moneda terminaba el volado entre México y Costa Rica. Fue de esos partidos en los que a medida que el reloj corría, al menos yo, más me decepcionaba del famoso "avance" que le había notado a nuestro equipo en los últimos juegos, guardando toda proporción con los débiles rivales que enfrentó. Errores en la defensa imperdonables, jugadas de riesgo, pases equivocados, llegadas que terminaban en nada y de repente sólo la pierna de Torrado (ahora cuidando muy bien el tema de las tarjetas) y un Giovani que indudablemente ha crecido y se ha cargado la responsabilidad de conducir el medio campo mirando hacia delante... pero nada más. Para colmo los "ticos" crecidos y jugando un gran partido, poniendo en problemas a Ochoa (bien también) y encarando a los mexicanos sin el menor complejo. Eran las 10 y media de la noche y no se veía por donde, viene la entrada del "Gringo" Castro (¡¡¡), la falla del penal de Sabah, las mentadas, los clásicos recuerdos de ¿por qué siempre nos pasa a nosotros?, el regreso del "Guille" y de pronto ¡¡¡GOOOOL!!!! Como novio que perdona, todo lo demás parece olvidado unos momentos en la tribuna, valió la pena la angustia, México va ganando y el tiempo está por terminar, da igual si se agregan 2, 3, 4 o los minutos que quieran ¡ya estamos en la Final contra los "Gringos"!. Pero el guión decía que había más. Otra vez los malditos errores en el momento menos oportuno, un "Topo" Valenzuela que se pierde y gol de ellos. Se acaba la euforia y otra vez las películas de terror que hemos vivido con el Tri comienzan a desfilar por la cabeza. Nada pasa en los tiempos extras, Giovani falla con la cabeza, las piernas de todos ya no corren igual, Vela regresó sin la misma contundencia, las defensas se tensan, nadie quiere que un error convierta el angustioso partido en tragedia... tres, dos, uno, cero… ¡los penales! ¿Quién los va a tirar por México?... nuestro eterno "karma". Sabah ya falló en el tiempo regular y aunque no está ni disponible les dejó el "fantasma" a los demás, Israel Castro en otro partido tampoco convirtió y el portero le rechazó... y para que le damos vueltas... Me brincó aquí la tensión de ver como uno a uno de los mexicanos seguramente imaginaba como en el anuncio electoral el famoso "la va a fallar" como vibra pesimista de desconfianza por parte de sus paisanos... pero afortunadamente no. Hoy México esta en la final contra Estados Unidos. La afición no se puede quejar, luego de la derrota en el debut contra El Salvador este Tri de Aguirre alarga su racha de invicto, nos hace sufrir pero empata o gana y ya cumplió al menos la primer promesa de jugar la Final en este torneo que en lo futbolístico y buen nivel apenas comenzó el jueves. Para que les digo que no "tengo miedo" como dice la ya famosa frase. Pero también me queda claro que de la forma en que se llegó a esta Final fue muy distinta a lo que pudo ser un partido normal sin la emoción y tensión que nos tuvo pegados a la tele tres largas horas. El ambiente está calientito, ganarle a los "Gringos" en su casa levantaría el ánimo y la confianza de cara al 12 de agosto, la gente quiere más... yo también.

Pero seamos francos... de esta Selección podemos esperar cualquier cosa. Con todo y todo, confío en Aguirre, creo en el resurgimiento de Giovani, me irradia confianza Ochoa, Torrado será clave, "Guille" parece que quiere su lugar, Castro, Juárez; Barrera, Medina y Pinto también lo reclaman... sólo me preocupa y mucho, nuestra defensa central... ¡Aguirre... ¿por qué diablos no has metido a Dueñas?!

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas