'We can fly', el plan de EU (Parte 2)... El nuevo objetivo

Luego de fracasar en el Mundial de Alemania en 2006, EU replanteó su objetivo de ser Campeón del Mundo en 2010. Los cambios que hizo a su estructura hace dos años mantienen vivo este sueño.
 Luego de fracasar en el Mundial de Alemania en 2006, EU replanteó su objetivo de ser Campeón del Mundo en 2010. Los cambios que hizo a su estructura hace dos años mantienen vivo este sueño.  (Foto: Notimex)
  • El Mundial del Alemania obligó a replantear la estrucutra básica del futbol de EU
  • El sistema de Academias sustenta la extracción de jugadores
  • Segunda de tres partes, de esta investigación especial

-Da clíck aquí para leer la PRIMERA PARTE 

Luego de fracasar en el Mundial de Alemania en 2006, EU replanteó su objetivo de ser Campeón del Mundo en 2010. Los cambios que hizo a su estructura hace dos años mantienen vivo este sueño. Cuando la selección de Estados Unidos fue eliminada en la Primera Ronda de la Copa del Mundo de Alemania en 2006, la afición estadounidense perdió también la esperanza de cumplir el sueño de ser Campeones del Mundo en 2010, tal y como lo describía el proyecto diseñado en 1998 por el portugués Carlos Queiroz en su famoso Reporte Q. La prensa deportiva estadounidense atacó duramente a su Selección, quien no tuvo otra opción que reconocer la realidad. “Sé que los americanos siempre quieren ganar, pero estamos detrás de Europa… es una realidad”, declaró el entrenador de la Selección Bruce Arena al New York Times en agosto de 2006. “No tenemos jugadores con suficiente calidad y experiencia”. Queiroz propuso en su reporte desarrollar Academias de Futbol por todo el país para detectar y entrenar al talento de los jugadores juveniles. Sin embargo, hasta 2006 sólo se había creado una, ubicada en Bradenton, Florida, propiedad de la empresa International Management Group (IMG), y con patrocinio de Nike. Estaba claro que los 50 millones de dólares con los que inició el Proyecto Q no habían sido suficientes. La Academia de Florida alberga a estudiantes menores de 17 años. De este lugar se graduaron jugadores como Landon Donovan, el mejor jugador formado por el futbol estadounidense, y Oguchi Onyewu, quien acaba de ser contratado por el Milán. Nike impulsó además el Proyecto 40, un acuerdo entre la Mayor League Soccer (MLS), la Liga de Futbol Profesional, y la Federación de Estados Unidos para que los jóvenes más talentosos del país pudieran entrenar diariamente en un ambiente profesional y recibieran un salario y apoyos para sus estudios. Además les ofrecen la posibilidad de entrar a un equipo de la MLS cuando se gradúan. De este proyecto egresaron Tim Howard, portero que en 2003 fue contratado por el Manchester United por 4 mdd y que ahora juega en el Everton; Clint Dempsey, quien también juega en la Liga Premier; Michael Bradley, que con 22 años participa actualmente en la Bundesliga, de Alemania; y Carlos Bocanegra, quien juega en la liga francesa. En 2005 el Proyecto 40 cambió de nombre y de patrocinador. Ahora se llama Generación Adidas. LOS ERRORES El diagnóstico, hecho después de la derrota de Alemania, fue un tanto obvio. Una sola Academia no era suficiente para dotar al futbol estadounidense del talento que requería para ser Campeón del Mundo. Entre 1998 y 2006 esta Academia admitió a 192 jugadores de los cuales sólo cinco fueron parte de la Selección que fue al Mundial de Alemania, y otros 48 se convirtieron en jugadores profesionales. Al revisar el calendario de juegos se dieron cuenta que los seleccionados jugaban demasiados partidos al año, y sólo unos cuantos eran de buen nivel competitivo. Una encuesta que la Federación de EU realizó en 2005 a los jugadores de la Sub-15 reveló que estos participaban en unos 100 partidos al año, pero sólo 10 por ciento de los mismos los encontraban competitivos. Jeff Carlisle, columnista de Soccernet de ESPN, escribió en enero de 2009 que en ese entonces los jugadores tenían que viajar largas distancias o incluso fuera del país, para participar en juegos competitivos. Y esto, además de improductivo, era costoso. Otro problema grave era el desequilibrio entre las horas de entrenamiento y las horas de juego. Por cada hora entrenada había otra jugada. Un estudio elaborado por la UEFA reveló que los jugadores que son parte de las fuerzas básicas de clubes como Real Madrid, Barcelona y Ajax entrenan al menos seis horas por cada hora jugada. Esta Academia se alimentaba de la única liga que en EU entrenaba a jóvenes y a niños, la Olimpic Development Program (ODP). En los torneos de este programa se permitían las sustituciones ilimitadas de jugadores en cada partido y su reingreso. Eso tenía como consecuencia que los jóvenes no tenían suficiente condición física ni aprendían a administrar la energía. Los entrenadores, por su parte, tampoco desarrollaban la habilidad para hacer cambios tácticos durante el juego. En otras ligas del mundo, a los jugadores jóvenes se les permiten sólo siete cambios y se prohíbe su reingreso a la cancha. En los torneos oficiales de las ligas juveniles, sólo se permiten tres cambios. El ODP solía tener visores que identificaban a los jóvenes más talentosos, pero muchas veces estos visores eran también los entrenadores de los jugadores, lo que se prestaba a conflictos de interés. El dinero también era un problema. Los mejores jugadores de esta Academia suelen ser seleccionados nacionales, pero los demás jóvenes tienen que pagar cuando menos 42 mil 500 dólares al año. Esto deja fuera a muchos jugadores que provienen de familias de escasos recursos. “Esta es una razón por la cual no hay más jugadores hispanos en la Selección de Estados Unidos”, dice Jeff Carlisle, columnista de ESPN SoccerNet. Una evidencia más es que del equipo que enfrentará a México este miércoles, sólo dos jugadores son de origen hispano, Carlos Bocanegra y José Francisco Torres. LA NUEVA ESTRATEGIA Los directivos de la Federación reconocieron que la Academia de Florida no era suficiente para lograr un campeonato mundial, pero también se dieron cuenta que el modelo de Academias era efectivo para la detección y formación de talento juvenil. Entonces se preguntaron cómo extender este modelo a todo el país y, sobre todo, hacerlo accesible a más gente. Los directivos de la Federación hablaron con expertos en Argentina, Brasil, Inglaterra, Francia Alemania, Holanda, Italia, Japón, Corea, México y España. En 2007, la Federación anunció un programa que replicaría el formato de Bradenton, pero a nivel regional. El problema financiero lo resolvió la MLS, pues 11 de los 15 clubes de la liga tienen sus propias escuelas de futbol, las cuales están afiliadas a la Federación a través de un organismo llamado Academia de Desarrollo. Las escuelas de los clubes reciben asesoría de los entrenadores de esta Academia, capacitación para mejorar la técnica de los jóvenes, y los equipos de estas escuelas tienen derecho a participar en la Liga de la Academia, compuesta por equipos de otras escuelas, que a su vez pertenecen a otros clubes. Además, la Academia de Desarrollo tiene entre sus agremiados a equipos de otras ligas, como Arsenal, Derby Counting, y Chelsea, todos ellos de la Liga Premier de Inglaterra. Mantener a un joven en una de estas academias cuesta unos 10 mil dólares; sin embargo, los jugadores sólo pagan entre 4 mil y 6 mil dólares anuales gracias a un subsidio de los clubes. “Para mantener en las Academias a los jóvenes con talento, pero que provienen de familias de escasos recursos, los clubes becan a los mejores, a veces con la totalidad del costo de la Academia”, dice Carlisle. El proyecto comenzó hace dos años con 64 escuelas diseminadas en todo el territorio nacional. Actualmente hay 79 escuelas en operación, las cuales enseñan a unos 3 mil 160 jóvenes. Cada partido y entrenamiento de la Liga de la Academia es observado por buscadores de talento y entrenadores de la Federación para ir evaluando el proceso de aprendizaje y detectar a los mejores jugadores. Con esta estructura, el diagnóstico sobre el jugador estadounidense es más preciso. John Hackworth, Director Técnico de la Development Academy, y uno de los asistentes del entrenador de la Selección de EU, Bob Bradley, reconoció en abril de 2008 que los mejores jugadores a nivel nacional frecuentemente carecían de capacidad técnica. “Ellos pueden superar a sus oponentes con base en fuerza y velocidad, pero no en regates y toque de balón, lo cual puede ser determinante en ciertos partidos”. Con la nueva estructura no sólo se resolvió el problema financiero, sino que también se elevó la calidad de la competencia. Se ajustó también la relación entre las horas de entrenamiento y las horas de juego. Se democratizó la participación de los jugadores y es más fácil ubicar el talento de los jóvenes. Para Bradley, el programa de la Academia de Desarrollo es algo sumamente importante. “Debemos trabajar con los clubes para asegurar que nuestros mejores jugadores sean desafiados constantemente en un ambiente que promueva su desarrollo. Este programa nos permitirá concentrarnos, a través de entrenamientos y partidos, en áreas clave para elevar el desarrollo de nuestros jugadores a nivel de elite mundial”. Por lo pronto, los resultados ya se empiezan a palpar a dos años de creado el programa. De la lista de 20 jugadores que integraron el equipo de Estados Unidos en el Premundial Sub 17 jugado en Tijuana, México en el mes de abril, ocho pertenecían a clubes de la Academia de Desarrollo y el resto provenía de la Academia de Bradenton. Al final del torneo, Estados Unidos terminó clasificado al Mundial de la categoría e invicto, y antes de jugar la Final contra México, la competencia se suspendió por el brote de influenza que aquejó al país. La Federación de Futbol de Estados Unidos ya no bautizó esta actualización del plan. Ni siquiera tiene, al menos públicamente, el objetivo de ser Campeón del Mundo. Su único objetivo visible es “ser competitivos” y “mejorar técnicamente”. En el corto plazo su objetivo es asistir al Mundial de Sudáfrica en 2010 y mejorar el nivel de sus jugadores hacia el Mundial 2014, cuando se juegue el mundial en Brasil.

-Da clíck aquí para leer la PRIMERA PARTE

(Este miércoles, la tercera parte de esta investigación especial)

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×