Colesterol bueno y malo: ¿Cuál es la diferencia?

Las grasas tienen mala fama, en primera por su alto contenido de colesterol y, en segunda, porque son altas en calorías.


Colesterol malo

Realmente no es colesterol, son proteínas que transportan el colesterol y lo llevan a las arterias donde lo depositan. Por eso son lipoproteínas malas (LDL), porque si se acumula grasa en nuestras arterias tenemos más riesgo de enfermarnos y de sufrir un infarto.

¿Qué alimentos lo elevan? Las grasas animales: la piel del pollo, el gordito de la carne, la comida frita, capeada o empanizada, el aceite para freír, los lácteos. Estos son los alimentos que debes consumir solo con moderación.

¿Qué nos ayuda a disminuirlo? Las grasas vegetales, como el aguacate, las nueces, almendras, cacahuates, aceite de oliva. Lo mejor de que no engordan y nos dan saciedad, así que puedes incluirlas sin culpa en cada una de tus comidas.

Colesterol bueno

Estas proteínas hacen el efecto contrario, en lugar de depositar el colesterol en las arterias, lo llevan al hígado para que se metabolice y sea eliminado de nuestro cuerpo, es conocido como HDL. Entre más alto, mejor. Si en tus estudios te parece elevado, quiere decir que tienes un factor de protección.

¿Cómo lo subimos? Haciendo ejercicio. Tú que eres corredor ¡no tendrás problema en hacerlo! Solo ten cuidado de no consumir tantas grasas malas, pues no debes confiarte, aunque te ejercites todos los días, si no comes bien, puedes tener alto el colesterol malo.

¿Qué función tiene el colesterol en el cuerpo del corredor?

Principalmente proporciona y almacena energía.Recuerda que para que tu cuerpo pueda utilizarla, debes trotar a un paso suave.Entre más intenso sea el entrenamiento, no le dará tiempo de convertirla en combustible y recurrirá a otra fuente más rápida, como el azúcar. Lo ideal sería que en un maratón utilizáramos lo más posible la grasa, pues tenemos reservas ilimitadas, mientras que los hidratos de carbono se terminan más rápido.

Otras funciones:

• Protege a nuestros órganos para su correcto funcionamiento.

• Regula la temperatura corporal.

• Transporta las vitaminas A, D, E y K, y facilita su absorción.

• Es parte de la estructura de varias hormonas.

Antes se creía que el exceso de colesterol en la dieta era el responsable de las enfermedades del corazón. Ahora se ha demostrado que lo que importa más es el total de la grasa que ingerimos, así como su calidad. Ya lo sabes, ¡mejor la grasa vegetal!

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas