Aquí nadie se roba los Juegos…

Pese al dominio mediático ganado a ley por algunos figurones y héroes olímpicos o por la desgracia de los que fracasaron, la gran realidad es que los Juegos Olímpicos están por encima de todos los...

Pese al dominio mediático ganado a ley por algunos figurones y héroes olímpicos o por la desgracia de los que fracasaron, la gran realidad es que los Juegos Olímpicos están por encima de todos los esfuerzos individuales, y al mismo tiempo son la suma de todos ellos.

PARA ARRIBA...

Michael Phelps: Sus ocho Oros lo colocan en lo más alto del Olimpo Olímpico, deberá ahora saber convivir en su nuevo papel como celebridad millonaria, así como en su responsabilidad social como embajador, lo quiera o no, del deporte limpio.

Rafael Nadal: Llega a los Juegos como Número Dos, sale como Número Uno y con el Oro Olímpico, ahora viene para el español el reto mayor, sostenerse en la cima soportando los embates de todos, especialmente de Roger Federer que está lejos de ser considerado un acabado como muchos lo quieren ver.

El Dream Team: que logra transformar a 12 superestrellas en un verdadero equipazo, porque no se puede jugar con doce individuos por separado, se requiere espíritu de equipo y el Dream Team lo trajo de sobra.

El taekwondo mexicano: saca la cara por toda la Delegación con sus dos Oros Olímpicos, aquí es en donde debe apoyarse a fondo cuando nuestros taekwondoínes han demostrado que es una disciplina que va con el físico y el estilo mexicano.

Nuestros clavadistas cumplieron de todo, desde los triunfos sonados de Paola y Tatiana hasta la mediana actuación de Rommel y Yahel, al final esta disciplina cumple su compromiso histórico y vuelve a ser base de nuestras delegaciones olímpicas.

Argentina: repite con el Oro Olímpico de futbol, precisamente por hacer que sus figurones dejen de lado su individualismo para sumarse al esfuerzo colectivo.

PARA ABAJO...

El béisbol olímpico ha resultado tan aburrido para el ritmo olímpico, con más de 30 disciplinas en total y 15 al mismo tiempo en estos intensos 15 días que no hay televisora que soporte un juego completo, así que de entrada... Ya no habrá béisbol olímpico, y de paso, tampoco softbol para las chavas.

Los velocistas de Estados Unidos han fracasado rotundamente al no obtener ni una victoria en las seis carreras más rápidas de los Juegos, 100, 200, 4x100 m. de hombres y mujeres, por ahí en los 400 m. sacan la cara, pero el fracaso es espantoso.

Eder Sánchez, nuestro marchista estrella, resultó tener "Corazón de Pollo", su excusa estúpida pasará a la historia como frase célebre, por aquello de que la comida de la Villa Olímpica le causó malestar y agruras, ese mismo día Usain Bolt, Michael Phelps y cientos más, comieron lo mismo.

El boxeo cubano, norteamericano y mexicano… pasaron inadvertidos.

Ronaldinho y Brasil que salen de los Juegos por la puerta de atrás, es más, pasaron desapercibidos en medio del torbellino olímpico.

Opina de esta columna aquí.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas