La Ley del Presidente

La importación desenfrenada de extranjeros durante la década de los cuarenta -como vimos en el número anterior- convirtió al futbol mexicano en un verdadero caos. En 1943-44, por ejemplo, el...

La importación desenfrenada de extranjeros durante la década de los cuarenta -como vimos en el número anterior- convirtió al futbol mexicano en un verdadero caos. En 1943-44, por ejemplo, el Asturias llegó a contar con 9 extranjeros y dos mexicanos, lo mismo que el Moctezuma, limitando en mucho el accionar de los mexicanos que cada vez se sumaban en mayor número a la fila del desempleo. Como medida, los dirigentes César Martino, presidente del América y el general José Manuel Núñez, presidente del Atlante propusieron disminuir el número de importados a 4, con la salvedad de que los españoles -por haber llegado en gran número a México en 1937 por la Guerra Civil Española- estaban considerados como nacionales. Esta medida favoreció al club España que en la temporada 44-45 actuó con 9 españoles, un argentino y un mexicano. En teoría, solo jugaba con un extranjero pero de los nueve españoles ocho habían pertenecido en algún momento a la "Furia Roja" y algunos de ellos inclusive, fueron mundialistas en Roma 1934. Con este cuadro, el España arrasó en la liga. Para no quedarse atrás el Asturias y el Veracruz decidieron nacionalizar a sus jugadores argentinos para que dentro del fútbol contaran como mexicanos. El resultado fue que algunos equipos estaban armando verdaderas selecciones mientras que los de menos recursos o que se abocaban a un fútbol más nacionalista quedaban sumidos a media tabla o de plano en los últimos lugares. César Martino, que vio en la nacionalización de jugadores una burla al reglamento de limitación, acudió en compañía del General José Manuel Núñez y de Fernando Fuertes, dirigente del Marte, ante el presidente de la República, general Manuel Avila Camacho, quien intervino reglamentando la limitación por "Decreto Presidencial" en donde se establecía que para la temporada 1945-1946 ningún club podría alinear menos de seis jugadores por nacimiento y para la temporada 1946-1947 y subsecuentes, se tenía que incluir un mínimo de siete jugadores mexicanos por nacimiento en cada partido oficial. Cabe hacer notar que como en su mayoría los partidos se efectuaban en el D.F., la ley sólo afectaba la delimitación del mismo. Cuando Ávila Camacho abandonó la silla presidencial, algunos equipos trataron de disolver dicha ley, inclusive el León en su partido contra el Atlante el 1 de junio de 1947, jugó amparado ante la misma con cinco extranjeros en la ciudad de México, lo que provocó una molestia entre el gobierno y el futbol organizado. NOTA: La Liga Mayor -hoy Primera División, tuvo que acordar con sus miembros que el decreto presidencial sobre limitación de extranjeros acordado por Manuel Ávila Camacho fuera permanente e inviolable y que no se podía jugar con cinco extranjeros en el Distrito Federal aún cuando un equipo decidiera ampararse. Los nubarrones de la inconformidad se los había llevado el viento y la Ley del Presidente se respetaría incólume hasta nuestros días...

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas