Se convirtió en beisbolista

En el famoso Café "La Parroquia" entre la plática de amigos como Goyo Fernández, Manuel Pérez Abascal y muchos otros, nació el que sería un gran conjunto de fútbol: "Los Tiburones Rojos" del...

En el famoso Café "La Parroquia" entre la plática de amigos como Goyo Fernández, Manuel Pérez Abascal y muchos otros, nació el que sería un gran conjunto de fútbol: "Los Tiburones Rojos" del Veracruz. Este gran equipo que en 1946 obtuvo el campeonato de Liga, era un cuadro plagado de estrellas: Urquiaga, "Pirata" Fuente, Lecca y Enrico.

Entre todos, destaca un jovencito que sin ser una estrella, sobresale por su gran carácter y enjundia: José Luis "Chito" García, quien años más tarde se dedicaría de lleno al béisbol en donde destacaría como jugador y como manager. José Luis García jugaba en el equipo de la escuela Naval, en donde estudiaba ingeniería. Se llevó a cabo un partido entre el equipo de la Escuela y el conjunto del Veracruz, recién admitido en la Liga Mayor de Fútbol.

"Chito", actuando de defensa, no dejó pasar ni el viento. Al término del encuentro, Palomini, entrenador del equipo escualo lo invitó a probarse con ellos. El Veracruz armó un gran conjunto que esa temporada saldría campeón. García se convirtió en un medio defensivo temido por su dureza, aunque, debo decirlo, también era desquiciable. Era un jugador inmaduro que perdía fácilmente la cabeza.

En un partido en contra del Orizaba, en la temporada 1950-51, "Chito" lesiona a un rival que lo había molestado a lo largo del partido causándole fractura al maxilar superior y nariz. El árbitro lo expulsó y éste lo encaró, no era la primera vez que lo hacía. El resultado, una suspensión de seis meses sin goce de sueldo por parte de su equipo. La carrera de García dentro de su corta estadía en el fútbol era impresionante: dos títulos de Liga 45-46 y 49-50 y un Torneo de Copa en la temporada 47-48. Además, junto a su equipo Veracruz, había jugado en contra de cuadros de talla internacional como el Vasco da Gama de Brasil, River Plate  y Racing de Argentina y el Bratislava de Yugoslavia.

José Luis"Chito" García decidió que seis meses eran muchos y aceptó un contrato en el béisbol profesional mexicano. Este hecho suscitó una fuerte controversia, ya que al término de su castigo en el fútbol, practicaba los dos disciplinas. "Chito" era al mismo tiempo jugador profesional en dos deportes, caso único en México. Ante las controversias, García tuvo que terminar el contrato que tenía firmado con el Veracruz y una vez colgados los botines, hacer lo que en verdad era la pasión de su vida y en donde por cierto más a destacado: el béisbol.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas