Leonardo Cuellar

Leonardo Cuellar, medio campista de los Pumas de la U.N.A.M., era un excelente jugador y estratega. Comenzó su carrera como extremo izquierdo, por el cual escapaba como saeta para centrar al lugar...

Leonardo Cuellar, medio campista de los Pumas de la U.N.A.M., era un excelente jugador y estratega. Comenzó su carrera como extremo izquierdo, por el cual escapaba como saeta para centrar al lugar preciso o bien para hacer los goles necesarios.

Con el paso de los años, decidió que la moda afro le sentaba bien y se dejó crecer el cabello. Hacia 1978, su melena era una verdadera mata en la que bien podías esconder un balón sin que nadie se diera cuenta. Las bromas en torno a su despampanante cabellera, no podían faltar. Se decía que después del baño por la mañana, Cuellar metía sus dedos todavía humedos, en el enchufe de la luz, para dar forma así a su gran peinado estilo afro.

Sin discusión a dudas, la gente reconocía la calidad del gran Leonardo y su pelo largo era ya visto como algo normal, como parte de su personalidad e indumentaria. Sin embargo, en Europa, era raro ver una gran melena sin considerarla como sucia, como hippie, como una moda ya pasada. Cuando la selección mexicana decidió hacer una gira por la vieja Europa, previo al Campeonato Mundial de Argentina, uno de los primeros partidos se jugó en contra de la selección española en Granada. El público, la tomó en contra de Cuellar, y se divirtió con él cuanto quiso. Cada vez que Leonardo tomaba el balón, desde las tribunas se escuchaba: "¡Que le pelen! ¡Que le pelen!”

Cuellar mantuvo por años su esplendorosa melena. Hoy en día, como próspero entrenador del fútbol femenil, se le recuerda con nostalgia al verlo de cerca y observar que aquella gran mata, ha desaparecido casi por completo...

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas