La enemistad entre Hugo y Lavolpe

La temporada 1979-1980, es de especial recuerdo gracias a dos partidos. El primero se desarrolló el 27 de enero de 1980. Aquel día, se enfrentaban los Potros del Atlante contra los Pumas de la...

La temporada 1979-1980, es de especial recuerdo gracias a dos partidos. El primero se desarrolló el 27 de enero de 1980. Aquel día, se enfrentaban los Potros del Atlante contra los Pumas de la U.N.A.M.

Todo parecía indicar, por las posiciones de los equipos y las condiciones de juego, que el triunfo sería para el Atlante. Estos, ocupaban el tercer lugar general y el encuentro se jugaba en casa. Sin embargo, los piques de la semana a través de la prensa entre el portero azulgrana Ricardo Lavolpe y el delantero puma Hugo Sánchez, le ponían un ingrediente extra que daba gran sabor al platillo dominical.

Lavolpe comentó que Hugo era un "cirquero, una vedette que buscaba los goles espectaculares, para la foto". Pero que a él, no le podía anotar.

Hugo respondió que no era vedette, sino un "jugador moderno, fuerte e inteligente que sabe aprovechar al máximo sus cualidades y elasticidad" y que a Lavolpe -portero de antigua jetatura- podía anotarle cuando quisiera.

Llegó el día del partido y las acciones fueron intensas. Atlante dominaba y durante el partido clarificó dos goles, pero los Pumas, con el batallador Hugo Sánchez al frente, creció como la espuma en los momentos indicados. Hugo, traía asoleado al guardameta argentino, sin embargo, éste por orgullo defendía su cabaña con ahínco.

Al minuto 27, Hugo anota su primer gol y lo festeja en grande. Al minuto 34, anota el segundo y sonríe con sarcasmo hacia donde molesto se encontraba Lavolpe. Al minuto 69, dando una voltereta espectacular en el áire, Hugol clava el esférico en el ángulo de la portería atlantista. Conectó de media tijera y el balón atravesó el viento y fue a depositarse lentamente sobre el pasto. Lavolpe no pudo ni con el mayor esfuerzo, detener el soberbio gol de Sánchez, anotación muy parecida a la que lograría años después contra el Logroñes vistiendo la casaca del Real Madrid.

Con los tres goles, Pumas ganaba el encuentro y Hugo se colocaba como líder de goleo. Lavolpe, en cambio, gemía de dolor ante su orgullo masacrado por tres anotaciones de bella manufactura y declaró a la prensa que fueron "más motivados por la suerte que por la capacidad y que nunca Hugo le volvería hacer tres goles". A la semana siguiente al encuentro, la directiva del Atlante mostrando sencillez y reconocimiento, organizó un convivio dedicado a Hugo por el "gol más hermoso jamás logrado".

En el último partido de la segunda vuelta el 15 de junio, Pumas y Atlante volvieron a enfrentarse. Una vez más, Lavolpe recordó que la hazaña de Hugo fue por pura suerte y que en esta ocasión, no anotaría ni un solo gol, mucho menos tres.

El partido finalizó 4-1 en favor de Pumas. Hugo Sánchez, que en esta ocasión se limitó a hablar en la cancha y no en los diarios, logró a los minutos 15, 30 y 57 tres de las cuatro anotaciones. A partir de entonces nacía una clara enemistad entre ambos futbolistas. Lavolpe nunca perdonó a Sánchez las seis anotaciones en un solo campeonato. En esta ocasión no hubo convivio...

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas