Contra el Logroñés: un gol de antología

Hugo Sánchez Márquez fue -y será- sin duda alguna, el mejor jugador mexicano que ha pisado un campo de fútbol. Su carácter, su don de mando y su forma filosófica de ver el fútbol lo llevaron por...

Hugo Sánchez Márquez fue -y será- sin duda alguna, el mejor jugador mexicano que ha pisado un campo de fútbol. Su carácter, su don de mando y su forma filosófica de ver el fútbol lo llevaron por caminos insospechados para todos, menos para él, que desde muy joven sabía los trazos por los que quería llevar su vida.

A los 16 años, cuando debutó en los Pumas de la UNAM, ya hablaba de conseguir el campeonato de goleo y un lugar en la selección. Cuando logró esto, mencionaba que se iría al extranjero y se convertiría en el mejor futbolista del cuadro al que llegare. Y así lo hizo. Con el Atlético de Madrid primero y con el Real Madrid después, demostró a propios y a extraños su valía, su hambre de gol y su sed de triunfo. Se alzó con cinco Pichichis que le dieron el título de mejor goleador. Ha sido, el máximo anotador extranjero en la Historia del Fútbol Español.

Sin embargo, hay un gol que simboliza su carrera. Es la anotación que quisiera lograr cualquier delantero del mundo, un gol que todo mundo recuerda con admiración, con gusto, con placer...

Era el 10 de abril de 1988. Se jugaba en contra del Logroñés (que por cierto se lee: señor gol al revés). Una escapada por el lado izquierdo de parte de Gordillo, iniciaba -sin saber- el momento cumbre en la historia del mexicano. Gordillo centró a la entrada de Hugo y este se alzó y materialmente se suspendió en el áire. Tomó de chilena el esférico y lo colocó en el ángulo superior derecho del portero logroño. Ha sido la anotación más bella en el fútbol español.

En las tribunas, la gente enloquecida, festejaba de pie. Los pañuelos blancos comenzaron a ondear el ambiente. Los aplausos durarían más de cinco minutos, lo que pasó después del gol a nadie importó ya. Al finalizar el encuentro el entrenador Leo Beenhakker comentó que tras el gol conseguido, debió de suspenderse el partido para que todo mundo se fuera a festejar.

A partir de entonces, en España el tomar el balón en el áire, de espaldas al marco, que en todo el mapamundi futbolístico se conoce como chilena, dio en llamarse "Huguina" y las camisetas del Real Madrid con el número 9 tienen un costo especial. La hugomanía, estaba en su apogeo...

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas