Muerte en el futbol (1era de tres partes)

El Juego de Pelota mesoamericano representaba la expresión de la lucha diaria entre la noche y el día, entre Tezcatlipoca y Quetzalcóatl, era la dualidad vida-muerte. Recordemos que a los...

El Juego de Pelota mesoamericano representaba la expresión de la lucha diaria entre la noche y el día, entre Tezcatlipoca y Quetzalcóatl, era la dualidad vida-muerte. Recordemos que a los guerreros muertos en combate o sacrificio se les deparaba acompañar al Sol desde el amanecer hasta el mediodía. Al morir el pelotero, nunca se le veía como una tragedia, sino como la conversión del jugador a una instancia mayor, de un simple mortal a estar muy cerca de los dioses.

En el futbol moderno, muchos futbolistas han muerto en el pináculo de sus carreras o poco después del retiro, y de alguna forma han alcanzado un sitio muy especial en la memoria de los aficionados. Este es el recuento de los futbolistas que han muerto trágicamente.MUERTOS POR ACCIDENTE GRUPAL

LA TRAGEDIA DEL MONTERREY

En México, en la temporada 1945-1946, el sábado 15 de septiembre de 1945, el equipo Monterrey abordó el autobús a las afueras del campo Cuauhtémoc con la ilusión de enfrentar al día siguiente a la escuadra del Oro de Guadalajara. Entraban a San Juan de los Lagos y el autobús paró en una estación a cargar gasolina. Un imprudente, arrojó una colilla de cigarro que fue a dar precisamente a la toma. El camión comenzó a incendiarse con sus ocupantes adentro. Algunos jugadores lograron salir. Desgraciadamente dos jugadores morirían días después a causa de las quemaduras: Guillermo "Cuadros" Vidal y el costarricense Enrique Lizano Benavides; muchos más sufrieron fuertes quemaduras.

LA TRAGEDIA DE LAS CHIVAS

Otra tragedia grupal se dio el sábado 14 de febrero de 1981. Eran aproximadamente las 12:45 hrs cuando el autobús de las chivas que viajaba rumbo a Puebla para el encuentro entre los de la Franja y el Rebaño Sagrado del día siguiente, fue embestido por un trailer de una compañía de cemento, justo en la ventanilla de la tercera hilera de asientos de atrás hacia adelante, en donde se encontraba Pepe Martínez. La muerte fue instantánea. Además de Pepe, nueve futbolistas resultaron lesionados: Gabriel López Zapiáin, Javier Cárdenas, Hugo Díaz, Fernando Quirarte, Rubén Cárdenas, Sammy Rivas, Javier Zully Ledezma, Eduardo Ramos y Arturo Razo.

LA TRAGEDIA DEL QUERÉTARO

Corría el mes de mayo del año de 1987, los Gallos Blancos del Querétaro disputarían la final de la segunda división. En el primer partido empataron a cero, en el de vuelta a uno. Regresaban a casa luego del partido en Tamaulipas ante los Correcaminos de la U.A.T., el camión donde viajaba el cuadro queretano se volteó y tres de los jugadores del primer equipo Agustín Jiménez, Armando Montalvo y Gerardo Corona murieron casi de inmediato, su técnico Luis Alvarado resultó seriamente lesionado y más de la mitad del conjunto sufrió heridas de menor grado.

LA TRAGEDIA DEL PACHUCA DE SEGUNDA DIVISIÓN

Cesáreo Victorino Ramírez, fue un extraordinario jugador de la década de los setenta. Brilló intensamente con Cruz Azul en donde obtuvo el tricampeonato al ganar las ligas de las temporadas 1971-72, 1972-73 y 1973-74. Cesáreo ya retirado dirigía al cuadro del Pachuca de segunda división cuando el 19 de junio de 1999 en el trayecto de Cuernavaca Morelos hacia Acapulco el autobús donde viajaba el equipo se estrelló contra otro vehículo. Cesáreo y varios de los jóvenes futbolistas fallecieron en el mismo lugar de la tragedia.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas