No me puedo sentar

Antonio "La Tota" Carbajal, el magnífico arquero que en los años 50 y 60 llenó de páginas gloriosas al balompié mexicano, considerado el tercer mejor portero del mundo en el mundial de Chile 1962,...

Antonio "La Tota" Carbajal, el magnífico arquero que en los años 50 y 60 llenó de páginas gloriosas al balompié mexicano, considerado el tercer mejor portero del mundo en el mundial de Chile 1962, una vez retirado se dedicó a la dirección técnica.

El "Cinco Copas", además de carismático, era conocido por su recio carácter, aunque también por sus tintes de sarcasmo y humor negro. La mejor época como entrenador la tendría sin duda con el Atlético Morelia, equipo al que llegó en diciembre de 1984 y con el que se mantuvo por diez años en las buenas y en las malas.

Carbajal, quien era muy nervioso, no se podía mantener sentado en la banca durante el partido, y por aquellos años, el técnico no podía pararse a cada instante a dirigir a su equipo como si lo permite el reglamento de hoy en día.

A Bonifacio Núñez Vega, un nazareno de excelentes condiciones, pero folklórico por naturaleza, le gustaba, tal vez sin proponérselo, ser protagonista en los encuentros que arbitraba. Gozaba verdaderamente con su profesión, manoteaba, discutía, daba un consejo, reía, disfrutaba en verdad.

Un buen día, estos dos personajes se encontraron en el mismo partido. Mientras Carbajal dirigía frenéticamente a su querido Morelia, Núñez hacía su espectáculo dentro del terreno de juego.

Antonio Carbajal se paraba por enésima vez, se acercaba a la línea de banda y gritaba a sus pupilos. "El Boni" manoteaba para indicarle que se sentara, hasta que, cansado, fue a la banca del Morelia y le dijo:

-Siéntese en su banquillo o lo expulso.

Carbajal, con el rostro serio, le contestó

-No puedo, tengo almorranas.

-Pues opéreselas (le dijo alzando la voz Bonifacio mientras se daba la vuelta para seguir pitando)

"El Cinco Copas", a voz viva, para que oyera todo el que estuviera cerca, le refutó:

-¿Me opero ahorita o me espero al medio tiempo?.

Núñez, esbozó una sonrisa y no volvió a acercarse a la banca de Carbajal, pese a que éste permaneció de pie casi todo el segundo tiempo.

Anécdota relatada por Héctor Avilés.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas