La Máquina Celeste

A finales de los años sesenta y durante toda la década de los setenta, un equipo marcó época. El Cruz Azul, conjunto surgido en 1927 en el estado de Hidalgo, instalado desde 1971 en la ciudad de...

A finales de los años sesenta y durante toda la década de los setenta, un equipo marcó época. El Cruz Azul, conjunto surgido en 1927 en el estado de Hidalgo, instalado desde 1971 en la ciudad de México, comenzó a crear su propia historia al ganar siete títulos en 12 años.

Como el equipo desde sus inicios ha pertenecido a la cementera del mismo nombre, cuando en los anuncios publicitarios de esa compañía aparecía una liebre corriendo mientras el eslogan hablando del secado del cemento comentaba: “rápido como un blanco”, sus seguidores adoptaron de inmediato al conejo como la mascota oficial, sin serlo, del equipo surgido en Jasso, Hidalgo.

En los partidos comenzó a aparecer un aficionado vestido con el disfraz de un conejo blanco, luego azul y como reguero de pólvora se le asoció como mascota del conjunto, a tal grado, que en los diarios, los caricaturistas, lo representaron así por mucho tiempo.

También en el estadio Azteca, en las tribunas se oía un claxon con el sonido característico del ferrocarril y el comentarista Ángel Fernández, ágil de mente, luego de escuchar el sonido canoro, dio en llamarle la Máquina Celeste a aquel conjunto que jugaba aceitadito, como una locomotora. Esa máquina, deleitó a toda una generación de  aficionados que veían jugar con gusto a la escuadra de Marín, Kalimán, Quintano, Bustos, Victorino, Pulido, Vera, Muciño y compañía.

El mismo cronista, Ángel Fernández, que convertía cualquier partido aburrido en el encuentro más colorido de la historia, escribió el himno que es tan característico del conjunto: “Cruz Azul, la Máquina azul…”.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas