¡Un Doctor por favor!

El sábado 28 de abril de 1990 Veracruz y Correcaminos se enfrentaron en la penúltima fecha del torneo 1989-1990. Veracruz, ya nada tenía que hacer, no había calificado a la Liguilla y sólo jugaba...

El sábado 28 de abril de 1990 Veracruz y Correcaminos se enfrentaron en la penúltima fecha del torneo 1989-1990. Veracruz, ya nada tenía que hacer, no había calificado a la Liguilla y sólo jugaba sus últimos partidos de trámite.

En ese Tiburón, jugaban grandes elementos como Jorge Comas, Horacio Rocha, Omar Palma, Jacinto Ambriz, Chucho Ramírez, Marroquín, Carlos Barra, Eduardo Moses y, con el número 17 en los dorsales, un medio batallador, que gustaba de ir al frente y que en esa temporada tan sólo había disputado 9 encuentros de los 38 que constó la temporada. Eso sí, todos de titular.

Su nombre: Rafael Ortega, su apelativo: "El Atotonilco".

Rafael, fue un buen elemento, pundonoroso, gran persona y amigo de quienes lo trataron, pero que en sus últimos años como futbolista le ocupaba más otra cuestión que el balompié dentro de la cancha, por lo que, sin saberlo, ese 28 de abril, jugaría su último partido para dedicarse a lo que más le apasionaba...

Rafael Ortega Orozco nació en Atotonilco, Jalisco el 15 de abril de 1962 y 20 años después, debutaba en la primera división con la Universidad de Guadalajara. Jugó también para el Monterrey, Chivas y Veracruz. Su gusto por el futbol era enorme, pero su verdadera pasiónera la medicina. Cuando debutó, estudiaba al mismo tiempo en la Universidad de Guadalajara, misma de la que se tituló en 1986 como médico cirujano y partero.

Rafael siguió ligado al futbol mientras mantenía sus estudios médicos de especialización, pero al tomar la decisión de retirase en 1990, sabía muy bien lo que quería a futuro. El famoso "Atotonilco" estudió Ortopedia, Traumatología y Rehabilitación en el Hospital Civil de Guadalajara (1991-1994), Artroscopia y Medicina Deportiva en Edinburg, Texas (1994-1995), Fisiología del Ejercicio Humano en el Instituto de Investigación sobre el Trabajo, en la Universidad de Guanajuato (1995-1996) y ha asistido a múltiples cursos y congresos en México y el extranjero, y hoy en día es considerado el mejor especialista mexicano de cirugía de la rodilla. Su trabajo, es reconocido en nuestro país y varias partes del mundo.

El futbol mexicano, perdió un gran jugador que se retiró joven, antes de cumplir los 28 años, pero ganó al mejor médico en cirugía deportiva que ha dado nuestro país.

Opina de esta columna aquí.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas