Equipos bizarros I

En esta columna que nos remonta al pasado, abordaremos la historia de los equipos del futbol mexicano que de alguna forma, podemos llamar bizarros.

En esta columna que nos remonta al pasado, abordaremos la historia de los equipos del futbol mexicano que de alguna forma, podemos llamar bizarros.

Bizarro lo identificamos en su concepción de imperfecto. El término se asocia con los comics cuando descuidadamente se crea un supuesto héroe que en realidad no lo es y termina siendo un antihéroe. En esta primera entrega sobre escuadras bizarras, hablamos de dos de estos equipos que de alguna u otra forma tuvieron una vida efímera porque nunca llegaron a ser verdaderos equipos de futbol, ya sea por la forma en la que se concibieron o por la manera en la que sus dueños los quisieron mostrar.

1.-México Cricket Club

El primer equipo bizarro surge en los inicios románticos del futbol mexicano. Fundado en 1894, el México Cricket Club practicaba únicamente, como su nombre lo indica, el Cricket. Ubicado en San Pedro de los Pinos en la Ciudad de México, algunos de los ingleses que pertenecían a este club deciden fundar en 1902 un equipo de futbol que participe en la recién creada Liga de Futbol.  En su primer Temporada 1902-1903, quedó situado en último lugar, pero en la temporada siguiente 1903-1904 logró el campeonato, por lo que figura en el historial de equipos Campeones del futbol mexicano.  Participó por última vez en el certamen de la Temporada 1904-1905 quedando en penúltimo lugar y ese año el Club pasa a llamarse San Pedro Cricket Club y la Mesa Directiva decide que se dedicarán a lo que indica su razón social única y exclusivamente: el Cricket, por lo que abandonan a la Liga de Futbol, convirtiéndose en el primer equipo bizarro, con la extravagancia de ser un equipo de cricket que inclusive fue Campeón en el futbol mexicano.  2.-Los Toros del Atlético Español

Queriendo revivir la vieja rivalidad del futbol romántico de los años veinte en los que el España y el Asturias dominaban gran parte de las ligas de futbol mexicano, en 1971 surgiría un equipo patrocinado por empresarios de la colonia española en nuestro país: El Atlético Español. La idea no parecía descabellada, un cuadro bien armado podría reavivar esas viejas contiendas, pero desgraciadamente su llegada fue motivo de gran enojo por parte de la afición futbolera, ya que adquirieron la franquicia de uno de los conjuntos añejos de nuestro balompié.  El popular Necaxa que alguna vez fue de los Once Hermanos y que dio historia a nuestro futbol fue cambiado repentinamente por equipo sin nombre, representado por un toro bravo y que pretendía motivar nuevamente, como ya mencioné, a la afición española en las antológicas gestas heróicas entre hispanos y mexicanos cuando existían el Asturias y el España. Nacía el Atlético Español. Un cuadro que deseaba como el toro morir peleando y sustituía a uno de los equipos de mayor arraigo y presencia en el futbol nacional. Un equipo surgido hace cincuenta años. El Atlético Español, nació rasurado de la osamenta. El primer año peleó el descenso. La afición nunca surgió. La gente no apareció para apoyar a un cuadro sin nombre que peleaba por no irse a Segunda División. La Temporada 1973-74, sería la mejor. Con una inversión fuerte y comandados por Benito Pardo, Tomás Boy, J. J. Muñante y Manuel Manzo, pelearon la Final ante el equipo de la década, el Cruz Azul. Era increíble ver como el estadio en ambos partidos de la Ffinal, apoyaba íntegro al equipo celeste. Banderas negro y blancas no había más de cinco o seis y eso que fue su mejor temporada... El equipo, que nunca penetró en el gusto de la gente, jugaba partidos con no más de doscientos aficionados, casi todos familiares. Entrenadores como Moll, Marín, Roca y Ormeño nada pudieron hacer para darle una fisonomía al equipo que agradara al espectador. Para 1979, el equipo jugaba con medio estadio cerrado, promociones infantiles y con boletos a mitad del costo. Aún así, el estadio permanecía vacío. Ese mismo año se habló de la posibilidad de sacarlo del Azteca y llevarlo a una plaza pequeña fuera del D.F., pero un contrato con los tenedores de palcos hacía imposible que esto pudiera ocurrir. Calificó en 6 de sus 10 temporadas (1972-1973, 1973-1974, 1974-1975, 1976-1977, 1980-1981 y 1981-1982), pero nunca levantó expectativas reales. Por sus filas pasaron grandes futbolistas como: Ricardo Brandon, Luis Fernando Tena, Román Sánchez, Dante Juárez, Daniel Astegiano, Atilio Ramírez, Tomás Boy, Manuel Manzo, Benito Pardo, la "Cobra" Muñante, "Cora" Isiordia, Atilio Ramírez y Carlos Eloir Peruci entre muchos más. En mayo de 1982 se anunció oficialmente que el Atlético desaparecía, nunca se pudo avivar el gusto de la colonia española en un club sin pasión y regresaba a su nombre antiguo: Necaxa.Opina de esta columna aquí.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas