Equipos bizarros II

En esta segunda entrega sobre equipos bizarros, hablaremos de dos instituciones que tenían para más, que dieron muestra de buen futbol y que inclusive una de ellas llegaría a sendas finales, sin...

En esta segunda entrega sobre equipos bizarros, hablaremos de dos instituciones que tenían para más, que dieron muestra de buen futbol y que inclusive una de ellas llegaría a sendas finales, sin embargo los malos manejos terminaron por desaparecerla. La otra, fue más bien por caprichos personales de su dueño lo que obligó a su finalización como equipo de futbol.

3.- Los Leones Negros de la Universidad de Guadalajara

En 1971, en la Segunda División surgió un equipo que buscaba escalar a mayores planos, la Universidad de Guadalajara. Con tan sólo dos años en el circuito de ascenso, en la Temporada 1973-74, el cuadro tapatío llegó a la Final disputando el derecho de ascenso con otro conjunto también universitario, la Universidad de Nuevo León. Fue finalmente este último el que ganó su derecho a jugar en la Primera División.

La Universidad de Guadalajara hizo con dinero lo que no consiguió en la cancha y compró en $3,000,000 la franquicia del Torreón, cuadro de primera que se encontraba en apuros económicos. El 3 de junio de 1974, obtenían por medio de un patronato, la plantilla de 19 jugadores que ahora sentaría sus reales en Guadalajara.

Queriendo ser grande desde el inicio, se gastó más de $8.000,000 en compra de jugadores de la talla de un Ignacio Calderón, considerado en ese momento el mejor portero de México y que procedía del Guadalajara; el ídolo del Atlas "El Astroboy" Chavarín y las estrellas brasileñas Eusebio, Roberto Da Silva, Jair y Nené. El equipo, gracias a estos excelentes brasileños, fue conocido con el sobrenombre de "Los Leones Negros".

Debutaron el 14 de julio de 1974 ante el América. Con la inversión bien canalizada, el equipo calificó en la temporada 1975-1976 y no sólo eso, sino que llegó a la final del futbol de Primera División, misma que perdieron ante el América.

Un año más tarde, para la Temporada 1976-1977 la U de G vuelve a llegar a la Final, demostrando que había nacido como un equipo grande. La Universidad Tapatía, vuelve a quedarse en la orilla, en esta ocasión ante los Pumas.

Los Leones Negros en general tendrían buenas temporadas, inclusive llegarían a una tercera Final comenzando la década de los noventa. En la Temporada 1989-1990, el 23 de mayo de 1990 La U de G pierde 1-2 ante el Puebla y el 26 de mayo de 1990 Puebla 4-3 U de G, por lo que por tercera ocasión se queda a un paso del título.

La última vez que los leones negros tendrían una temporada aceptable se daría en la 1990-1991, calificaron en el Grupo 4 en segundo lugar. Al año siguiente un cambio de rectoría en la Universidad de Guadalajara trajo consigo la venta de jugadores y una verdad que ya se sabía, el equipo tenía grandes problemas económicos, porque se destinaba dinero de la misma Universidad que debía cubrir otros rubros de investigación y no deportivos. El resultado: los Leones negros se fueron a los últimos sitios, de protagonista pasó a comparsa, terminando en penúltimo lugar general en 1992. En la Liga 1992-1993 concluyó en el sitio 17, en la Temporada 1993-1994, concluyó con 29 puntos, sólo por encima de Tamaulipas y Querétaro que hicieron 27. La segunda vuelta del equipo fue de pesadilla, sólo ganaron un partido de 19 y el 2 de abril de 1994 jugarían su último encuentro perdiendo en el Jalisco 2-1 ante el Atlas.

Tras 20 años en el máximo circuito los indomables leones negros desaparecían de tajo, la FMF decidía adquirir su franquicia para reducir el número de equipos en la primera división.

Entre los jugadores que pasaron por las filas de los famosos Leones Negros, destacan: Luis Plascencia, Eusebio, Octavio Mora, Daniel "Travieso" Guzmán, Jorge "Vikingo" Dávalos, Rubén Anguiano, Rafael "El Atotonilco" Ortega, Santoyo, Nené, Jair, Reynaldo Güeldini, Humberto Romero, Manuel Guillén, Berna García, Ricardo "Astroboy" Chavarín, Alfonso Sosa, Camilo Romero, Hugo Pineda, René Mendieta, Daniel Montes de Oca, Marcos "Mugrosito" Rivas, Francismo "Médico" Ríos, Fernando Quirarte, Víctor Manuel Aguado e Ignacio "Cuate" Calderón entre muchos otros.

4.- Los Coyotes Neza

En junio de 1978 el equipo Laguna anunciaba que el equipo estaba a la venta por problema económicos. El equipo fue adquirido por un empresario del Estado de México muy ligado al gobierno de López Portillo: Anuar Maccise.

Este hombre se llevó al conjunto desde el norte del país hasta su territorio, le dio un nombre y un apelativo, el equipo se llamó Neza y todos lo conocieron simplemente como: Coyotes. Sus colores serían los mismos que los del Peñarol de Uruguay rayado vertical amarillo con negro.

Comenzarían a jugar en el vetusto Estadio Municipal de Texcoco, pero muy pronto construirían su propia casa, el Estadio Neza, donde inclusive se jugaría la Copa del Mundo de 1986.

El Neza debutó el 10 de septiembre de 1978 ante el Puebla perdiendo 1-0. Una semana más tarde lograrían su primer triunfo enfrentando al América con un solitario gol de Rito Sotelo.

Los Coyotes de Neza se harían famosos por dos cuestiones: por ser polémicos, con elementos tozudos que gustaban dejar la pierna pero que tenían buen toque y técnicos polémicos como Juan Faccio y por las fuertes inversiones en jugadores de nombre: el internacional chileno Carlos Reinoso, el goleador Oswaldo Castro "Pata Bendita", Héctor Tapia, Javier Sánchez Galindo, Daniel Bartolotta, "Chaplin" Ceballos, Mario Oscar Maldonado, Ricardo "Lolo" González, Mario Carrillo, Heber Revetria, Miguel Ángel Gamboa, Cora Isiordia, "Tuca" Ferreti, Víctor "Vicky" Estrada, Leonardo Cuéllar, Jaime Ordiales,  Rafael Néstor Verderi y González China, entre otros mas.

En su primer temporada el equipo quedó en antepenúltimo lugar general (1978-1979), pero en las tres siguientes calificó a la Liguilla (1979-1980, 1980-1981 y 1981-1982). Uno de sus mejores encuentros lo disputó el 4 de abril de 1982 frente al Potosino, al que le clavó seis goles.

Muy mala sería la Temporada 1984-1985 en la que por muy poco no se fue a la Segunda División. Ese año sólo ganó 8 partidos y ligó 16 jornadas sin victorias.

La última temporada del Neza se daría en la campaña 1987-1988, al quedar situado en el lugar 12. Maccise, cansado de grandes inversiones y pocos resultados, decidió vender la franquicia a Tamaulipas, para que el Correcaminos que había descendido permaneciera en la división de honor. El último juego de los Coyotes se llevó a cabo el 12 de junio de 1988 en el Estadio Neza 86, derrotando al Irapuato 5-0. La afición con pancartas pedía, exigía que no se fueran, ya lo sentían como algo propio, sin embargo, todo fue inútil, cuando un equipo surge por caprichos y el poder el dinero, termina por convertirse en un juguete viejo que es desechado cuando un nuevo juguete llega.

Opina de esta columna aquí.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas